Skip to main content

Posts

Showing posts from 2009

From the enchanted world

"In most cases, those who where adept at enchantment lacked the natural insight and inborn generosity of the first wizards. Instead, they where introverted seekers afer lost or hidden powers, scholars who used arcane systems and complex, secret sciences to reach into the mysteries they knew existed just out of sight and almost out of reach. They where explorers breaching forbidden seas, and some paid dearly for the treasures they acquired".
"Their dark ventures, though, were far in the unimagined future when Vainamöinen and the first enchanters lived. The earth was very new then, and things of the natural world were changeable as opals, or so the chroniclers say". By Brendan Lehane.

Paréntesis con lápiz

“Things aren't the way they were before
You wouldn't even recognize me anymore”, Linkin Park. In the end.
Por Eunice Shade

(Regresé a las viejas moleskines. Aquellas que no desean ser vistas en su desnudez intensa. Han pasado 9 años. Lo que ahí encontré, lo que callaba. Las dos primeras muy modernistas para mi gusto. Con malos sonetos de pretensiones metafísicas. Con arrimadas molestias bélicas. A veces un versolibrismo ampuloso, a veces aburrida matemática asonante y consonante. Lo bélico ha sido siempre mi sangre. Aquellas letras indefinidas, punta de flecha irresoluta. Instinto intuitivo. Pero los temas, exceptuando períodos de ofuscamiento, inseguridad, incomprensión, fueron siempre los mismos. Leo ahí a una huésped de soledad estética. Simplicidad, austeridad formal, ayuno, realismo.  Siento una enorme deuda con esa desnudez solitaria. Y desde esta aguja del tiempo donde pendo ahora estoy revisando “significado” por “significado”. Para retejerlos aquí nuevamente. Para …

Babelisco

Otro cometa que habían cortado y de sus hebras de luz confeccionado el más cristalino escenario del simulacro. Ultimo y tecnológico en sus discretos afanes. Cuanta pieza se iba bordando, se bordaban, sin ver en el tejido trozos de la piel que no se toca. Cascadas de saliva translúcida llenando huecos de la tierra, creando ríos, mares, lagos. Calentándolos. Dándoles un ápice de principio. De alfabetos que desconocen el acabarse. La cellisca de un verbo inexistente ubicando espeluznantes oraciones en el medio. Porque vos y yo escribimos dioses y diosas con minúsculas. Porque vimos, (nadie nos dijo) sólo vimos.
Aquella noche en que las estrellas se apagaron el cielo cambió sus coordenadas. Y las auroras fueron témpanos, nocturnas en vacuidad. Porque ellas sí pretenden cortar las tijeras del abismo en colores ciegos. El cielo cambió sus coordenadas. El cielo enrejado.
Encontraron un Sí ataviado, se lo apropiaron para gobernar donde no hay gobierno. Los espejos humanos son finas cajas de…

Vodka Shaler (a cocktail by Eunice Shade)

Eusta receta e D’ facile preparatione


Ele querere sere le “extensione” galactt-yca: Quesiazo in-zulino io sere. Io contemplareme dueñeste de le cirque du soleye. Io jugarete pe cuá the jocker non plus ultrae. Pasque le table en casetta protpia eis fascinantesta, eis tuttan-nothing-fulleXXXtra. Perque io creyere q’ le pla-sere (absolutus) eis la respestta. Ma que io no entendere a la fenme aque-io d’ que nore, nerexist resspestta. Pere io no darme quentta d’ sere absolutestio. E decire quio jugare a q’ natte , a q’ tutto, pere io no darme quentta. Io sere an hedonestra. E io gustare la frittata e’la flores. Frittantangou, flowere powere e sere miyou secretee. Eis aquesta et vino alimareme callo brasileiro, maquesta ingnor-ath nosabere que io sere calloduroortodoxus enle miyou humore, pasque formare-limare a calloupomez like mua eis sere difficcille. Pas que io sere iluminatih de la humorata pla-sera. E io jodedere (cegún mua) aquesta dele haventura d’ship-idalezca (ship’in & dale).…

Lectura y/o interpretación meta-poética del poema “Ah que tu escapes”, de José Lezama Lima. O una propuesta de lectura en clave intuitiva.

Por Eunice Alejandra López Sánchez

Sin duda el código clave para la lectura de este poema de Lezama Lima es el metafísico, el cual, revestido de un código digamos aparentemente “estético” configuran el acero y acervo intuitivo del poeta/ poema, del padre/ hijo.

Me atrevo a hacer tal aseveración tomando en cuenta lo escrito por el mismo Lezama Lima, y que lo retomo vía Yurkievich: “(...) desconozco totalmente lo que es mucho o poco en materia de expresión (...) el cómo y el cuando escapan de nuestras manos (...) lo que me ha interesado siempre es penetrar en el mundo oscuro que me rodea. No sé si lo he logrado con o sin estilo, pero lo cierto es que uno de los escritores que me son más caros decía que el triunfo del estilo es no tenerlo...No sé si tengo un estilo, el mío es muy despedazado, fragmentario, pero en definitiva procuro trocarlo, ante mis recursos de expresión, en un aguijón procreador”.
Por tal razón me sabría a herejía acércame a Lezama en clave racional, pues de más es…

Nadar sabe mi llama la agua fría...

Por Eunice Alejandra López Sánchez

Qué pálidos me resultan a mí los tercetos, y no los cuartetos. Pese a que no dejo de disfrutar el dramatismo narcisista del ultimo verso* de este conocido soneto de Quevedo. Aunque sí coincido con Amado Alonso en que “el punto de partida es el sentimiento de que en el amar ha adquirido el poeta un enriquecimiento definitivo (...) la primera intuición que acude para configurar y expresar el estado sentimental del poeta es la de que, a pesar de la severa ley de la naturaleza, algo indestructible ha adquirido en el amar”*.

A mi modo de ver, Nadar sabe mi llama la agua fría es un verso perfecto, que desde su posición y su ser de pequeña unidad (núcleo) generadora sostiene no sólo el poema en sí, sino también el estilo de la “Weltanschauung” del autor, pero lo hace en ése sentido al que me refiriera en las “Aproximaciones a Lezama Lima, su obra poética claro está”, me refiero a eso de que el poeta o el artista no sólo crea forma, sino que como bien lo es…

Aproximaciones a Lezama Lima, su poética, claro está.

Por Eunice Alejandra López Sánchez

Pronunciar Lezama Lima es invocar no sólo un estilo particular. Es apenas la punta de un iceberg. Es carga estructural y semántica.
Si bien la poesía se ha visto diversificada en diversas estéticas y escuelas, me quiero detener únicamente en las dos antípodas generales. La primera es aquella poesía, digamos, limpia en donde el poema (objeto) es un cuerpo desnudo, transparente, sencillo. Entre más austeridad y simpleza en la utilización de recursos más se cumple el objetivo de esta vertiente, entre menos accesorios, más pureza. Entre más diáfana la imagen y su contenido, mejor.
La segunda es el extremo. Entre más sofisticación, más complejidad, entre más estado de delirio y recursos estéticos, más eficaz es el poema. El derroche y la superposición neo-barroca no sólo del estilo, si no también de la estructura semántica en el texto son marcas explicitas que definen una cosmovisión estética del mundo poético. A esta marca correspondería la línea lit…

paisaje matutino

Ya cumpliremos como 90 años de cargar con el inodoro de Duchamp en las espaldas. Y todavía el puto inodoro despierta la ira de algunos.
Los viejos tomos de historia del arte de principios del siglo pasado decoran el estante, finas capas de polvo los cubren. Sombras y vértigo nos producen cuando los abrimos.
¿Habremos llegado a un punto en que sólo blancas tinieblas nos rodean? ¿Hacia donde apunta la flecha?
El o la artista está perdido frente a un muro sin escapatoria, aparentemente. O quizá se encuentra aburrido haciendo el tour desde el principio principito, esta vez con zapatos tennis o descalzo, con su mac o con su Ipod, registrando lo que ya sabemos, esta vez con algunas piruetas, otros lentes, otro soundtrack que le da cierto “toque” de novedad, como hiciera Sofía Coppola en María Antonieta.

Siempre se está o estamos inventándonos telescopios o cámaras mágicas para descubrir la realidad o imaginarla. Así veo al artista, con una digital en pleno renacimiento, o en pleno oscu…