Skip to main content

paisaje matutino



Ya cumpliremos como 90 años de cargar con el inodoro de Duchamp en las espaldas. Y todavía el puto inodoro despierta la ira de algunos.
Los viejos tomos de historia del arte de principios del siglo pasado decoran el estante, finas capas de polvo los cubren. Sombras y vértigo nos producen cuando los abrimos.
¿Habremos llegado a un punto en que sólo blancas tinieblas nos rodean? ¿Hacia donde apunta la flecha?
El o la artista está perdido frente a un muro sin escapatoria, aparentemente. O quizá se encuentra aburrido haciendo el tour desde el principio principito, esta vez con zapatos tennis o descalzo, con su mac o con su Ipod, registrando lo que ya sabemos, esta vez con algunas piruetas, otros lentes, otro soundtrack que le da cierto “toque” de novedad, como hiciera Sofía Coppola en María Antonieta.

Siempre se está o estamos inventándonos telescopios o cámaras mágicas para descubrir la realidad o imaginarla. Así veo al artista, con una digital en pleno renacimiento, o en pleno oscurantismo, o en plena era glacial (cada quien escoge su capítulo).

Ahí está sentado en la filosa roca de una costa (o arriba del techo de su casa con una bolsa de jocotes) intentando redefinir las fronteras entre lo de ayer y lo de hoy. Redefiniendo las estéticas o ¿es que acaso en este capítulo viviente de la historia del arte (que todavía se pone en tela de duda, que todavía se está escribiendo en líneas apócrifas según algunos) ya no existe la estética?
¿La nueva actitud de creación de la obra y de acercamiento a la misma debe ser entre más cotidiana y común (puede ser grotesca o íntimamente sórdida también), más artística? ¿Entre menos tenga que ver con el arte tal cual se entendía ayer, más arte es?

¿Estaremos cansados de los estereotipos de siempre y queremos crear otros que sean más flexibles, “más tuanis”, “más cool” que con el tiempo se rayarán y ocuparán su lugar en el estante, junto al tomo de Duchamp y Cia. Ltda?
Será este entonces el fin de esas dos viejas y necias preguntas: ¿Qué significa esto? O ¿Dónde está lo bello de tal o cual obra? Cuando la misma ya no requiere, quizá, ser bella a la antigua.

Recuerdo en alguna platica haber tocado estos puntos, pero aplicados a la literatura, recuerdo que hicimos una Literatosis con un explícito poema de Oliverio Girondo. Hoy, me pregunto, si habremos agotado las posibilidades de “lo bello”, si debemos renunciar a la anticuada “belleza”, porque… ¿Se agotaron sus posibilidades? O será que simplemente estamos hartos y nos aburre comer lo mismo siempre. ¿Será que el poder de la costumbre es más influyente precisamente en los detractores de estas cuestiones? Seríamos entonces los artistas infieles, los “arteriegos”, hoy es azul, mañana neón, otro día carnita de monte y así, porque ahora nos cansamos más rápido. Ya no existe la belleza, otros espacios deben ser revelados.

Me parece fascinante porque la montaña que escogimos está bien, pero bien empinada, sobre todo en Nic.
Y pareciera que este capitulo no quisiera tener referente anterior, que sus protagonistas (simularon) el corte rudo al cordón umbilical, como dice la Cantata Estupefacta de Álvaro Urtecho: no patria, no familia, no curriculum.
Hasta donde conozco, y por quiénes están metidos hasta el fondo en este asunto, ya no importa superar o contestar las preguntas de este texto. Ahorita ellos están muy ocupados tallando las letras de un nuevo sistema de lenguaje, o de comunicación. Un alfabeto nuevecito, con una pronunciación diferente, con una caligrafía y una ortografía combinadas con varios líquidos. Y cada año van entregando una letra, o una palabra, o una premisa. Camino hay recorrido. Esta mañana seguiré ese sendero.

Comments

Eu, me gustó mucho esta nota... sobre todo porque con una bolsa de jocotes estuve hace un mes intentando empezar una novela corta, 'ate vos... Espero más notas tuyas como esta...

becho
eunice shade said…
Hola Eze, gracias por tu comment. Es que rodeada de toda la pipol (p belli, darwin, flores, gutiérrez) aquí en el trabajo me queeeeeeedo viendo los trabajos de ellos y pucha, que se me vienen más preguntas que otra cosa a la cabeza. Jajaja, ya buscaremos la forma de compartir mais jocotes!! besos para Ana. Eu.

Popular posts from this blog

Para Ulises, en tu nuevo cielo

Eunice Shade
Era un muchacho tímido en aquellos días de debates a principios de la década 2000 en Managua, cuando se me acercó y me pidió mi teléfono y dirección para llegar a verme a mi apartamento en Reparto San Juan porque quería que lo preparara para un concurso de debate, que le enseñara cómo argumentar, cómo dirigirse a las personas, cómo disentir con humor. Lo recibí en mi apartamento y muy disciplinadamente hizo cada uno de los ejercicios que le indiqué. Estaba muy entusiasmado. No supe de él, sino días después, me comentó que le había ido mal en el concurso, pero que había gozado en grande. Añadió que estaba interesado en las letras y muy cortésmente lo invité a las reuniones de grupo de Literatosis, donde encontró sus afinidades y no tardó en hacerse íntimo amigo de Francisco Ruiz Udiel, quien al inicio estaba reticente a integrarlo en el grupo; ironía de la vida porque después serían inseparables compañeros de la cultura: uña y carne. Ambos tomarían sus caminos, la literatu…

El “disidente” (Radical Chic): los burgueses con corazón de masa

Información previa

Hace tres años, Tom Wolf, el periodista norteamericano especializado en “nuevas tendencias”, publicó una larga crónica, Radical Chic, descripción de una velada en el departamento dúplex del compositor y director de orquesta Leonard Bernstein y su esposa Felicia.
Los Bernstein citaron a un grupo de la sociedad neoyorquina para presentarles un grupo Black Panthers que solicitaban ayuda económica (defensa legal de camaradas injustamente acusados de asesinatos, etcétera). El patrocinio de los concurrentes y actitudes similares, como la de quienes apoyaron en fiestas lujosísimas los boicots promulgados por la organización de César Chávez, obtuvieron de Wolfe el calificativo de Radical Chic, el interés político de izquierda considerado como actividad prestigiosa o gesticulación social de la temporada. Entre sacudimientos estructurales, secuestros y compromisos existenciales varía el concepto de elegancia y el viejo tren de la historia debe admitir – la metáfora sigue aunq…

Lectura y/o interpretación meta-poética del poema “Ah que tu escapes”, de José Lezama Lima. O una propuesta de lectura en clave intuitiva.

Por Eunice Alejandra López Sánchez

Sin duda el código clave para la lectura de este poema de Lezama Lima es el metafísico, el cual, revestido de un código digamos aparentemente “estético” configuran el acero y acervo intuitivo del poeta/ poema, del padre/ hijo.

Me atrevo a hacer tal aseveración tomando en cuenta lo escrito por el mismo Lezama Lima, y que lo retomo vía Yurkievich: “(...) desconozco totalmente lo que es mucho o poco en materia de expresión (...) el cómo y el cuando escapan de nuestras manos (...) lo que me ha interesado siempre es penetrar en el mundo oscuro que me rodea. No sé si lo he logrado con o sin estilo, pero lo cierto es que uno de los escritores que me son más caros decía que el triunfo del estilo es no tenerlo...No sé si tengo un estilo, el mío es muy despedazado, fragmentario, pero en definitiva procuro trocarlo, ante mis recursos de expresión, en un aguijón procreador”.
Por tal razón me sabría a herejía acércame a Lezama en clave racional, pues de más es…