Skip to main content

Posts

Showing posts from June, 2010

lecturas marxistas

(que nada tienen que ver con "la fe", con lo que creo, con Fidel and co. etc y mucho menos con lo primero que se te ocurrió camote)

"Lo que falta a todos estos señores (los críticos burgueses de Marx), es la dialéctica. Continúan viendo, aquí sólo la causa, allí, sólo el efecto. Es una abstracción vacía, en el mundo real semejantes antagonismos polares metafísicos no existen más que en las crisis, pero todo el gran curso de las cosas se produce bajo la forma de acción y reacción de fuerzas, sin duda muy desiguales, el movimiento económico de las cuales es, con mucho, la fuerza más poderosa, la más inicial, la más decisiva, aquí no hay nada absoluto y todo es relativo, todo esto, qué quieren ustedes, ellos no lo ven; para ellos, Hegel no ha existido".

Engels, Carta a Conrad Schmidt del 27 de octubre de 1890

El “disidente” (Radical Chic): los burgueses con corazón de masa

Información previa

Hace tres años, Tom Wolf, el periodista norteamericano especializado en “nuevas tendencias”, publicó una larga crónica, Radical Chic, descripción de una velada en el departamento dúplex del compositor y director de orquesta Leonard Bernstein y su esposa Felicia.
Los Bernstein citaron a un grupo de la sociedad neoyorquina para presentarles un grupo Black Panthers que solicitaban ayuda económica (defensa legal de camaradas injustamente acusados de asesinatos, etcétera). El patrocinio de los concurrentes y actitudes similares, como la de quienes apoyaron en fiestas lujosísimas los boicots promulgados por la organización de César Chávez, obtuvieron de Wolfe el calificativo de Radical Chic, el interés político de izquierda considerado como actividad prestigiosa o gesticulación social de la temporada. Entre sacudimientos estructurales, secuestros y compromisos existenciales varía el concepto de elegancia y el viejo tren de la historia debe admitir – la metáfora sigue aunq…

Tabúes de escritor

Temas hay que deberían ser tabués para el escritor que se respete un poco, sólo un poco. La pureza (formulada o implícita, sinónimo de integridad y rectitud) es uno de esos temas, probable reminiscencia del dogma mariano. En una de sus prestigiadas apariciones, nos lo recuerda el anónimo canto memorizado en la niñez, la Virgen:

habló contra el lujo,
contra el falso amor;
pidió la pureza
que agrada al Señor.

Como respuesta, el refinadísimo azúcar verde y el tosco azúcar rojo, el café molido y el café soluble, la leche pausterizada y la manteca de marca monárquica, el ácido acetilsalicílico y el jabón de bola, reclaman para sí esa virtud de orden moral: la pureza.

Tema-tabú ha de ser también el amor en cualquiera de sus dos vertientes: el Amor Divino y el amor humano. Los importadores de bólidos europeos afirman que éstos se compran no sólo con dinero, sino con amor, lo que demostraría la infinitud del cinismo creador. La metódica invasión que nos viene del Norte recalca un palurdo lema…