Skip to main content

get a life dude, o la idea fija de la frittanga empedada de un enano en hedentina.

Imitación de lo ajeno no. 2 con variante vendaval desestreñido (o al menos en proceso)


io tan solo. marcando tiempo en el blue pumpkin bufeteado de la nada 
-sin siquiera Nada- apretujandome las arrugas
conteniendo al límite la guesera dispar baratieri que io soy
la falsedad atascada en mi gargajal de rumiante aspirador


veánme en mi poquedad recar y descar-GADA

Oh ociocidad del agujero mental que inclinado me succiona a lo primero
a la especulatta empedada de su aburrido dizquehacer
del reflejo propio de su astucia no menos zorrona recién reventada del chicuije
ya no otro sentimiento más "compadecer" lo externo e intraridiculum de su pupilar quebradirojizo en la esquina
sediento de una emboscada sin macrorrelatos paternalistas que le reventaran su furiecita todavía dependiente
de sus espejimos
sus es-pe-jis-mos
sus fi-je-zas, mal pret y eten-didas como aquel que fue ahh ya quisiera su cerotaza palabra de pueblo
ahh
ahh..


su monserga totalitariam
CAUsIada
indigna de contestarle un porque sí
ya fuera de la dialéctica
ya sin newtonsong
ya sin el yansin mismo
un laberinto de pura saliva pajopastosa y letral

No. el algodoncillo le comejene las encías
y su culillo de pelambre blanca en su Causiar cotidiano
y de ocasión.

el azar intestinal va de vos, ahí va. cuidado que se te va.

zorrillo de meta-pathas hongudas comestibles en frittatta
su pedo atravezado le reclama lo airea en su jincar interino
lo impele al su impulsojuyo de expulsar la diarreica contenida expresión
esencial de su liviandad crítica.

ah

ahh.
recíbete estos chilotes pelados, bien pelados, repelados.

Comments

Popular posts from this blog

Para Ulises, en tu nuevo cielo

Eunice Shade
Era un muchacho tímido en aquellos días de debates a principios de la década 2000 en Managua, cuando se me acercó y me pidió mi teléfono y dirección para llegar a verme a mi apartamento en Reparto San Juan porque quería que lo preparara para un concurso de debate, que le enseñara cómo argumentar, cómo dirigirse a las personas, cómo disentir con humor. Lo recibí en mi apartamento y muy disciplinadamente hizo cada uno de los ejercicios que le indiqué. Estaba muy entusiasmado. No supe de él, sino días después, me comentó que le había ido mal en el concurso, pero que había gozado en grande. Añadió que estaba interesado en las letras y muy cortésmente lo invité a las reuniones de grupo de Literatosis, donde encontró sus afinidades y no tardó en hacerse íntimo amigo de Francisco Ruiz Udiel, quien al inicio estaba reticente a integrarlo en el grupo; ironía de la vida porque después serían inseparables compañeros de la cultura: uña y carne. Ambos tomarían sus caminos, la literatu…

El “disidente” (Radical Chic): los burgueses con corazón de masa

Información previa

Hace tres años, Tom Wolf, el periodista norteamericano especializado en “nuevas tendencias”, publicó una larga crónica, Radical Chic, descripción de una velada en el departamento dúplex del compositor y director de orquesta Leonard Bernstein y su esposa Felicia.
Los Bernstein citaron a un grupo de la sociedad neoyorquina para presentarles un grupo Black Panthers que solicitaban ayuda económica (defensa legal de camaradas injustamente acusados de asesinatos, etcétera). El patrocinio de los concurrentes y actitudes similares, como la de quienes apoyaron en fiestas lujosísimas los boicots promulgados por la organización de César Chávez, obtuvieron de Wolfe el calificativo de Radical Chic, el interés político de izquierda considerado como actividad prestigiosa o gesticulación social de la temporada. Entre sacudimientos estructurales, secuestros y compromisos existenciales varía el concepto de elegancia y el viejo tren de la historia debe admitir – la metáfora sigue aunq…

Lectura y/o interpretación meta-poética del poema “Ah que tu escapes”, de José Lezama Lima. O una propuesta de lectura en clave intuitiva.

Por Eunice Alejandra López Sánchez

Sin duda el código clave para la lectura de este poema de Lezama Lima es el metafísico, el cual, revestido de un código digamos aparentemente “estético” configuran el acero y acervo intuitivo del poeta/ poema, del padre/ hijo.

Me atrevo a hacer tal aseveración tomando en cuenta lo escrito por el mismo Lezama Lima, y que lo retomo vía Yurkievich: “(...) desconozco totalmente lo que es mucho o poco en materia de expresión (...) el cómo y el cuando escapan de nuestras manos (...) lo que me ha interesado siempre es penetrar en el mundo oscuro que me rodea. No sé si lo he logrado con o sin estilo, pero lo cierto es que uno de los escritores que me son más caros decía que el triunfo del estilo es no tenerlo...No sé si tengo un estilo, el mío es muy despedazado, fragmentario, pero en definitiva procuro trocarlo, ante mis recursos de expresión, en un aguijón procreador”.
Por tal razón me sabría a herejía acércame a Lezama en clave racional, pues de más es…