Monday, August 30, 2010

highlights from Malcolm Lowry. Gusto-Eu (parte I)








"Y su vida se había convertido en una quijotesca ficción verbal"...

"en cuánto a mí, me propongo desintegrarme cuando me plazca"...

"sino que vivía en el centro mismo de su culpa, una culpa que a todas luces, lo sustentaba de un modo inexplicable"..

"la débil reliquia de una pasión por la vida vuelta veneno, que no es sólo veneno enteramente, y que se ha convertido en tu alimento diario, cuando en la taberna...

"Die glocke glocke tönt nicht mehr"

"maldito brebaje, y esta horrenda sobriedad gélida y absoluta en que lo había sumido"

"como quieras. Trogon ambiguus ambiguus (...) dos ambigüedades deben constituir una afirmación"

"esto no debe ser muy distinto, se dijo, del sufrimiento de un demente"

"podría un alma bañarse en ella y quedar limpia o apagar su sed"

"lo voluntad del hombre es irreductible. Ni dios puede reducirla"

"El periodismo equivale a la prostitución intelectual masculina del verbo y la pluma, Yvonne".

"Era comunista y talvez haya sido el mejor hombre que he conocido. Le encantaba el vino rosado de Anjou. También tenía en Londres un perro llamado Harpo. Probablemente no te parezca muy verosímil que un comunista tenga un perro llamado Harpo".

"estado de animación interrumpida"

"Cui bono?"

Esta me fascinó: "Y empezarás a percatarte de que hasta tu propia conducta es parte de los planes"

"si los senderos de gloria no llevan sino a la tumba (una vez hice una incursión en la poesía), España es la tumba entonces que nos dio la gloria inglesa".

"-Dios mío. Caballos- dijo Hugh divisando y estirándose hasta su altura mental de un metro ochenta y ocho (medía un metro setenta y nueve).

"Resultaba difícil comparar a este animal con los perros callejeros que deambulaban por la ciudad, aquellas espantosas criaturas que parecían hacerle sombra a su hermano por doquier".

"talvez haya errado antes, pero sigo en pie de guerra"

"y sin embargo, no espero, jamás en la vida ser más dichoso que ahora. Nunca encontraré paz que no esté emponzoñada como estos momentos están emponzoñados".

"todo esto se llama Porfirio Díaz: "rurales" por doquier, "jefes", "políticos" y crimen, la extirpación de las instituciones políticas liberales y el ejército, máquina de matanzas, era un instrumento del exilio".

"¿Qué era la vida sino un combate y el paso por el mundo de un desconocido? También la revolución ruge en la "tierra caliente" del alma de cada hombre. No hay paz que no deba pagar todo el peaje al infierno"

"Era un día como el de un buen disco de Joe Venuti"


---to be continued---

:)

Friday, August 27, 2010

M-limited.

Ni decir.

es aquella aura de niño como el pozo vacío de un torpe sediento
el mismo torpe,

el asno que ni siquiera entiende y asocia lo primero que se le ocurre,
pero qué podría el saber de otras grietas inconexas,
miniaturas movedizas, reales en su filo o material,
simple material o ladrillo de rojizo barro para tejas.

pobres imagenes comercialmente lujosas
de semánticas salesianas como todo él
sus especulaciones heridas en el ojo

Su tono aburridamente decimonónico y autoritario,
su tono de toga y birrete empolvado
soberbio te supe desde el origen

sos el mismo que fuiste y nunca te diré
el de los collares
el de las cuentas de prejuicios blancos
el cura con cuello clerical policromo

aquel del parque bolognese: de vos sólo eso espero.

y soy feliz.

Sunday, August 22, 2010

hysteria



ese miedo de mirarnos fijamente
o esta noche en velamen mental:
te escucho sentada y en calcetines
desde tu esquina opuesta a mí,
en el largo pasillo universitario
e imagino que algún día atreveremos a mirarnos y talvez nada o todo
y la vuelta a la nada y así

la sensación sin que nuestra mirada pueda sostenerse por más de dos segundos
porque algo fluye aquí,
un tejido tímido (magnetismo contenido) nos cubre

agachamos la cabeza pero las voces se rozan en la seda fónica de este hablar pactado
porque el Chomsky generativo requiere de aquella abstracción,
y sin suda Sloterdijk.

el cinismo y la novela que nos convoca y enciende
y somos la misma película con ligeros matices
pero algo, ambos sabemos, pasa aquí,
lo de siempre, lo que a todos,
lo que ahora se materializa en miradas elocuentes en su mudez,
e imagino, algún día, atreveremos a mirarnos

raro el silencio cuando ya no contradecimos mentiras que nos marcan y absuelven
como cuando quieren imponerte un papel que nunca interpretaste y callamos.
y quisiera escapar de un pensamiento nocivo
y me transportaras a un mundo de olores fuertes

es cuando me tiras una bola de papel cuadriculado con catorce versos adentro

desarrugo, arqueamos labios en media luna ascendente
escuchando el eco de los versos en el pabellón

y una a una se apagan las luces.

Sunday, August 15, 2010

El gran retorno de la Mica Pelona (y supongamos el resto, suponiéndolo todo ;)


“El doctor le pone la mano en el capullo... y Micaela dice “Ay Doctor, suyo, suyo, suyo. Azúcar y pimienta clavitos de olor, se muere Micaela que llamen al doctor”, dale youtube o escuchala que te va a gustar...


Soye esa Mica, viene fierita ella... Pero antes de todo algunas aclaraciones para aquellos que necesitan la pizarra. Se le llama Mica a sujeto en cuestión por un asunto de codificación entre lectores, nada de menosprecio hay aquí, en todo caso estaría en tu cabeza pipe.
Vemos pues a una Mica más serena, con una propuestita relax, un tanto desganada, con su toque de jeans flojo y sabroso de domingo. Sin embargo no se le quitan dos mañas porque “lo lógico” sería decir que la Mica es la que lo sabe todo (primera maña)...ella está de médica examinando, e hilvanando los hilos que a la Mica le parece que siguen según su tripeo personal de cauce y orientación (y ojo con eso que es chiba), porque la Mica asume su guión de contra-discurso desde la parodia del discurso en cuestión y lo explaya asumiendo de nuevo que el sujeto u objeto de su estudio piensa, siente u optará por tal o cual cosa (segunda maña). La Mica es pues médica, tejedora y adivina. Muy bien Mica, muy bien. Bárrrrbaro Mica (detéctate aquí el recurso y la carcajada). Asumir que la otra persona piensa, siente o hará “esto” vendría a ser en esa vieja película “una novatada” y “a estas alturas no le luce a nadie”. Hay que ver, pues, que la Mica se sabe bien su papel y lo interpreta sin siquiera cuestionarlo, casi como que lo tuviera encarnado. Vean cómo un prejuicio clásico se transforma en un prejuicio posmoderno, su centro nuclear es el mismo pero la membrana es arrastrada por __________ y lo desplaza a otros campos de manera que adquiere diversas formas sin perder su esencia energética. Y luego dicen que el asombro es un “pecado”.
Es interesante cómo la crítica, el subrayado o la observación se hace dentro de “la obra de teatro misma”, es decir sobre la misma base que sostiene tanto al objeto criticado como al objeto criticador. Digamos que algunos queremos salirnos de ahí y explorar y analizar toda la cadena de etcéteras articulados del timbo al tambo que a la Mica tanto le gustan y que ella conecta (hay que reconocer que en ciertos casos las conecta creativamente) como piezas de lego y feeeliz, realizada contemplando su gran figurota poli o monocroma, da igual. Digo, no sé, porque “a estas alturas” hablar de “pureza”, de macrorrelatos cristianoides “tampoco le luce a nadie”.
Aquí estamos en la búsqueda de nuevas estrategias para sobrellevar la mentira sin prejuicios de ningún tipo, cualquier película, “vieja o nueva”, es material re-utilizable (aunque suene algo newtoniano, pero ¿qué se le hace? Ahí vamos). Decía pues, sobrellevar la mentira con o sin aplomo (según el clima) y se pretende armar un edredón parchado “guatemalteco” (¿vas agarrando las comillas Mica? porque dicen bastante y nunca te las pongo de gratis, y lo hago tomando en cuenta su uso oficial con un ligero toque personal), como entrada. Después veremos cómo termina o mejor dicho hasta dónde llega o hasta dónde dejaremos llegar “la cuestión en sí”. Te blogueé alguna vez (hace muchas lunas) que “el asunto” es más “peludo” y al mismo tiempo (agrego ahora) “divertido” de lo que cualquiera podría pensar.
Bienvenida pues y no hay falla. Celebro tu retorno y of course que tengo expectativas de escrituras tuani de tu parte, pero tampoco te me engallés mucho que te desplumo, sazono y hago sopa en un 2 X 3. (son varas Mica, ya te dije: no hay fayfarifa). Aquí estamos para cuando la ocasión lo amerite. Y dejá de ser tan melodramática, que “no te luce”, "Adiós pues".

Tuesday, August 10, 2010

el fólder verde

los pies de Adriana corren sobre las escaleras eléctricas del mall. Aprieta un fólder verde relleno de hojas blancas. Auras fantasmales o hebras de pelo se elevan en su cabeza, curvas de insomnio. Ella corre sin sistema de medidas en su mochila, o tal vez sí, esconde uno: la medida propia. Aquella vez también me dijo que tenía en su librero un libro de María Zambrano y un sinnúmero de libros de historia. Sus zapatos y jeans son más apretados que los míos, recuerdo que me comentó que ya no caminaba hacia atrás, a la guerra, a los límites con alambres de púas y que convivía con un pasado móvil en el ahora. La estoy observando desde el café cuando llega al tope y cae sobre una de las rodillas, las hojas vuelan como palomas perdidas, pero se levanta agitando la cabeza como si tuviera encendido el mp3 con música de burbuja meditativa y ahí va pepenando cada uno de los papeles. Ya se percató que la tengo en la mira. Se queda con la última hoja sin meterla al fólder y me sonríe. Se acerca y se sienta frente a mí. Pide un café. El mío está frío y a 1/4 del sorbo final. Quiero leerle esto. Y lee la filosofía vox populi del buey solo bien se lame. Avanza. Ya sabe que la diferencia es un hecho no jerarquizante. Dice que le agradan los tigres, no por un asunto de estética enfermiza sino por su condición de caminantes solitarios de la selva. Que finalmente puede estar sola y con fantasmas personales sin ningún problema. Sigue leyendo más abajo. “Sabía que algún día te encontraría: “Para ordenarle que la radiopatrulla cambiara la ruta y llevara a los detenidos a la Tercera Compañía GN” ...
Detiene su lectura y muy segura de sí me advierte que no es lo que estoy pensando, que es literatura, que pretende serlo o que algún día lo será. Que la historia no es una mochila para cargar. Aprovecha la capacidad de ser invisible para llorarme un poco. Me dice que son debilidades, material de fortaleza que sólo unos cuántos entienden. Acomoda y ordena sus papeles, chequea su agenda, se limpia el rostro. Se instala en el presente inmediato. Le digo que no tenga pena, que conmigo puede hablar todo lo que quiera sin inhibiciones. Que conmigo puede contar siempre que lo necesite, que para eso me tiene. Me dice que las personas a las que supuestamente “más le tenemos miedo”, resultan ser siempre las que más nos decepcionan. Curvo los labios al agachar la cabeza ligeramente sin dejar de verla a los ojos. Me toma las manos y me dice (ella siempre dice) que por eso hay que estar agradecidos, porque el capuchino es una galaxia de olor y sabor. Pero tiene que irse. Se levanta con el fólder verde y los papeles adentro y el café, uno en cada mano. Me cierra un ojo y yo cierro los dos y la veo correr. Bota el chingaste y el vaso de café en la basurera de las afueras. Está esperando la ruta. Sonríe ampliamente cuando la 119 apunta a su rostro. Se monta y es la misma 119 de hace 12 años. Se sube y suena a todo volumen un rock de los buenos (es un día de buena suerte), el bus va vacío y los asientos más anaranjados que una naranja fantasía de sudor, la temperatura 38 grados C, huele a mofles descompuestos, afuera el piterío de los carros, sabe a vida, con sarro en las puntas, pero vida después de todo.

Sunday, August 01, 2010

Brassai, Reunión de cráneos (1944)



Eduardo De Benito

Fotografía de Brassaï, que no aparece en la foto, ya que está tras la cámara. Gyula Halász (1899-1984) nació en Brassó (entonces Hungría) y tomó modificado ese nombre para firmar sus fotografías. En 1933 Henry Miller lo denominó “El ojo de París”. Tiene un interesante libro: “Brassaï, Conversaciones con Picasso”, Turner-Fondo de Cultura Económica, Madrid, 2002. La reunión fue motivada por la puesta en escena de “Le Désir attrapé par la queue”, una pieza teatral en 6 actos de Pablo Picasso. La lectura fue en la casa de Michel Leiris el 19 de marzo de 1944. con puesta en escena de Albert Camus. Los fotografiados se encargaron de dar vida a los personajes de la obra teatral.

La primera vez que se realizó una lectura pública de “Le Decir attrapé par la queue” fue el 19 de marzo de 1944, en el apartamento de Michel y Lousie Leiris, ubicado en la cuarta planta de una casa del quai des Grands-Augustins, a poca distancia del taller de Picasso. El director y responsable de escena fue Albert Camus, quien explicaba los decorados, anunciaba los actos y presentaba a los protagonistas. Lo hizo provisto de un bastón que golpeaba tres veces. Michel Leiris representó al Gran Pie, Raymond Queneau hizo de Cebolla, asimismo Jean-Paul Sastre le tocó el papel de Fondo Redondo y Las Angustias fueron interpretadas por Georges Hugnet y Dora Maar. Los breves parlamentos de Las Cortinas y El Silencio los dijeron Jean Aubier y Jacques-Laurent Bost, respectivamente. Zanie de Campan, Lousie Leiris y Simone de Beauvoir se repartieron los roles de La Tarta, Los dos caniches y La Prima. Ensayaron varias tardes y el propio Picasso asistió muchas veces a las sesiones. Durante la “premier”, el pintor malagueño, colocó en la chimenea un retrato del poeta Max Jacob, como homenaje de su muerte en el campo de batalla el 5 de marzo de 1944. A la función asistieron entre otros intelectuales: Jean-Louis Barrault, Georges Bataille, Sylvia Bataille, Georges Braque, Maria Casarès, Valentine Hugo, Jacques Lacan, Georges Limbour, Henri Michaux, Mouloudji, Lucienne et Armand Salacrou y Pierre Reverdy. Después de tres meses de la representación, Picasso volvió a reunir a sus amigos actores para darles las gracias por esa inolvidable velada. Y fue entonces cuando Brassaï inmortalizó el momento con varias fotos.

Cortesía Eduardo De Benito

About Me

My photo
"You made me confess the fears that I have. But I will tell you also what I do not fear. I do not fear to be alone or to be spurned for another or to leave whatever I have to leave. And I am not afraid to make a mistake, even a great mistake, a lifelong mistake and perhaps as long as eternity too"...