Skip to main content

highlights from Malcolm Lowry. (parte II)




"El bosque estará mojado, y a veces se desplomará con estrépito algún árbol y de cuando en cuando se levantará la niebla y esa niebla se congelará. Luego todo tu bosque se convertirá en un bosque de cristal, en las ramitas crecerán como hojas los cristales de hielo. Y luego, en breve, verás las calas y entonces habrá llegado la primavera"..

"una contraseña juvenil de valor y orgullo, acaso la apasionada afirmación, si bien casi siempre hipócrita, del alma, pensó, el deseo de ser bueno, de hacer el bien, lo debido"...

"Acaso porque bebía, no agua, sino certidumbre de claridad - ¿Cómo era posible que bebiera certidumbre de claridad?"..

"¿No podría entonces sospecharse en él, con razón, algún propósito más dramático, como el de haber asumido, por ejemplo, el impaciente coturno de William Blackstone cuando abandonó a los puritanos para morar en los indios?"...

"De cualquier modo, serpiente y perro habían desaparecido. Y las voces se acallaron"...

"Abraham Taskerson, el gran poeta que alguna vez habló con tanto ardor de mis posibilidades juveniles"...

"Ah,  la pavorosa sima, el eterno horror de los contrarios!"...

"viajeros de la mar del inconsciente"...

" y me temo que sea en verdad una selva- continuó el cónsul-; de hecho, espero que de un momento a otro salga de ella Rousseau cabalgando un tigre"...

"¿O talvez - añadió de mejor talante-, talvez Adán fue el primer dueño de una propiedad y Dios el primer agrarista, una especie de Cárdenas, de hecho, ... ji-ji- lo echó de allí? ¿Eh? Sí- y el cónsul se rió entre dientes, consciente, además, de que todo esto no resultaba tan divertido en las actuales circunstancias históricas-, porque es evidente para todos hoy día, ¿no lo cree usted así, Quincey?, que el pecado original consistió en ser titular de una propiedad"...

"Hola-hola-mira-quién-viene-hola-mi-enemigo-oculto-en-la-maleza-mi-pequeña-aflicción-in-herba"...

"el cónsul se puso en cuclillas y comenzó a palmearse los muslos-: Hola-minino-mimínimo-Edipominino- y al reconocer a un amigo, emitiendo un maullido de gusto, el gato pasó sinuoso la valla y se restregó contra las piernas del cónsul, ronroneando-. Mi mínimo-Xicoténgatl"...

"-Ya lo creo que están-suspiró el señor Quincey con tono parecido al de un sergento primero algo exasperado-, junto con todas aquellas serpientes y elefantes color de rosa y los tigres esos de que hablabla".

"la llamada en el portón de Macbeth. Toc, toc: ¿quién es? Gato. ¿Gato qué? Gatástrofe. ¿Gatástrofe qué? Gatastrofísico. ¡Cómo! ¿Eres tú mi popogato? (...) Gatábasis a gatabismos. Gatartis atratus"...

"imaginaba el crimen de Duncan y los demás, aislados, ensimismados en profundo síncope y suspensión de la pasión terrena"...

"De cualquier modo, ¿puedo aprovechar esta oportunidad para consultarle qué debe de hacerse en un caso leve de katzenjammer?"...

"una minúscula flexión simbólica de la muñeca hacia la boca por parte del cónsul, mientras levantaba la vista a su bungalow, en tanto que por parte de Vigil, fue un leve movimiento de aleteo de los brazos extendidos que parecían estirarse, lo cual quería decir (en el oscuro lenguaje sólo conocido por los iniciados de la Gran Hermandad del Alcohol): "Suba a beber un trago cuando haya terminado"...

"hacia aquel glorioso Parián, yermo donde el hombre jamás tenía sed y hacia donde se sentía ahora atraído por la hermosura de los efímeros espejismos más allá de los esqueletos como alambrado gélido y de los errantes leones del ensueño, hacia el ineluctable desastre personal, siempre por supuesto, de modo muy agradable"...

"un Mene-Tekel-Peres para el mundo, comparado con el cual la simple locura era como una gota de agua en un océano"...

"... y las montañas ignívoras. "Sí, es el tequila"...

"Ahora un escorpión se le acercaba moviéndose con lentitud. (...) Era como si (y eso resultaba lo más asombroso) todo el mundo de los insectos se le acercase, le arrinconase y se precipitase sobre él. Por un momento la botella de tequila al fondo del jardín resplandeció en su alma"...

"A mitad de nuestra vida, a mitad del maldito camino de nuestra vida"...

"mientras sobre ellos se cernían los engaños mounstruosos, que se contraían y extendían, y en torno suyo negros edificios desalmados se alzaban envueltos por el sueño glacial de su propia destrucción"...

"¿Cómo esperaba vender algo tan revolucionario como un perro caliente en Oxford Street?"...

"¿Y cómo puedo escapar de mí mismo cuando no me he hecho un lugar en el mundo? sin hogar. Pecio a la deriva en el océano Indico. ¿Es la India mi hogar? ¿Disfrazarme de intocable, lo cual no sería tan difícil, e ir a prisión a las islas Andaman durante setenta y siete años, hasta que Inglaterra le de a la India su libertad?"...

"Hugh creyó escuchar de pronto el violín de Joe Venuti, la jubilosa alondra de una melodía que divagaba cerniéndose en algún verano del todo suyo por encima de toda esta furia abismal"...

"una de aquellas con poético título como Little Buttercup o Apple Blossom"...

"un viejo clásico rítmico de la Parlophone titulado, con concisión, Juggernaut"...

"I´m Homesick for Being Homesick (de añorar el hogar) fox trot vocal, profundos, por no decir al estilo de Wordsworth sin duda"...

"Siempre regresaré a Oswaldtwistle"...

"¡Oh, ser un Conrad! y en otra, con inexactitud: "estudiante universitario y compositor, se emplea en buque de carga, lleva su ukelele- porque aún no era universitario, tal como le recordaría pronto un viejo lobo de mar"...

"En cuanto a beber, su tía le había dicho, al fin y al cabo, con una aceptación romántica de auténtica nobleza: ya sabes, Hugh, que no espero que sólo bebas café cuando atravieses el Mar Negro".

"Irregular o no, todo el barco se balanceaba y cabeceaba en prejuicios burgueses y tabúes de tal índole, que Hugh ignoraban siquiera que existiesen"...

"en la monotonía de estar perennemente anclados, más allá de los crepúsculos de Yokohama como falsetes de Singing the Blues"....

"Ni los antiguos egipcios supieron lo que era la esclavitud. Aunque ¿qué sabían al respecto?...

"para satisfacer la idea que cualquier hombre de tierra tuviese sobre los sueños de los marinos, puesto que allí cada casa es un burdel y cada mujer una prostituta, incluso una vieja bruja que grababa tatuajes"...

"Para el marinero la vida en el mar no era una insensata triquiñuela publicitaria. Era algo muy serio"...


---to be continued---

Comments

Popular posts from this blog

Para Ulises, en tu nuevo cielo

Eunice Shade
Era un muchacho tímido en aquellos días de debates a principios de la década 2000 en Managua, cuando se me acercó y me pidió mi teléfono y dirección para llegar a verme a mi apartamento en Reparto San Juan porque quería que lo preparara para un concurso de debate, que le enseñara cómo argumentar, cómo dirigirse a las personas, cómo disentir con humor. Lo recibí en mi apartamento y muy disciplinadamente hizo cada uno de los ejercicios que le indiqué. Estaba muy entusiasmado. No supe de él, sino días después, me comentó que le había ido mal en el concurso, pero que había gozado en grande. Añadió que estaba interesado en las letras y muy cortésmente lo invité a las reuniones de grupo de Literatosis, donde encontró sus afinidades y no tardó en hacerse íntimo amigo de Francisco Ruiz Udiel, quien al inicio estaba reticente a integrarlo en el grupo; ironía de la vida porque después serían inseparables compañeros de la cultura: uña y carne. Ambos tomarían sus caminos, la literatu…

El “disidente” (Radical Chic): los burgueses con corazón de masa

Información previa

Hace tres años, Tom Wolf, el periodista norteamericano especializado en “nuevas tendencias”, publicó una larga crónica, Radical Chic, descripción de una velada en el departamento dúplex del compositor y director de orquesta Leonard Bernstein y su esposa Felicia.
Los Bernstein citaron a un grupo de la sociedad neoyorquina para presentarles un grupo Black Panthers que solicitaban ayuda económica (defensa legal de camaradas injustamente acusados de asesinatos, etcétera). El patrocinio de los concurrentes y actitudes similares, como la de quienes apoyaron en fiestas lujosísimas los boicots promulgados por la organización de César Chávez, obtuvieron de Wolfe el calificativo de Radical Chic, el interés político de izquierda considerado como actividad prestigiosa o gesticulación social de la temporada. Entre sacudimientos estructurales, secuestros y compromisos existenciales varía el concepto de elegancia y el viejo tren de la historia debe admitir – la metáfora sigue aunq…

Lectura y/o interpretación meta-poética del poema “Ah que tu escapes”, de José Lezama Lima. O una propuesta de lectura en clave intuitiva.

Por Eunice Alejandra López Sánchez

Sin duda el código clave para la lectura de este poema de Lezama Lima es el metafísico, el cual, revestido de un código digamos aparentemente “estético” configuran el acero y acervo intuitivo del poeta/ poema, del padre/ hijo.

Me atrevo a hacer tal aseveración tomando en cuenta lo escrito por el mismo Lezama Lima, y que lo retomo vía Yurkievich: “(...) desconozco totalmente lo que es mucho o poco en materia de expresión (...) el cómo y el cuando escapan de nuestras manos (...) lo que me ha interesado siempre es penetrar en el mundo oscuro que me rodea. No sé si lo he logrado con o sin estilo, pero lo cierto es que uno de los escritores que me son más caros decía que el triunfo del estilo es no tenerlo...No sé si tengo un estilo, el mío es muy despedazado, fragmentario, pero en definitiva procuro trocarlo, ante mis recursos de expresión, en un aguijón procreador”.
Por tal razón me sabría a herejía acércame a Lezama en clave racional, pues de más es…