Saturday, June 11, 2011

Cafecito de sábado por la mañana




*Ciertas aclaraciones sobre la generación 2000 y continuidad literaria en Nicaragua.


Por Eunice Shade*


Primero denle play a una canción y se relajan. Luego empecemos por decir que mi voz no pretende hablar por la de otros porque no represento a “los otros”. En otras palabras cada quien tiene su propia voz.

Veamos. No existe nada preocupante en la generación de escritores (década 2000). Quiero decir que cada quien está haciendo su trabajo y Roma, dice el dicho, no se construyó en un día.

Hace muchos años cuando conocí a Chrisnel Sánchez Arguello y Francisco Ruiz Udiel logramos unir esfuerzos para consolidar lo que fue Literatosis como grupo y como revista. Literatosis tuvo dos momentos clave. De ella salieron dos “generaciones” de escritores. A la primera pertenecen Ulises Huete, Missael Duarte, entre otros (porque no me voy a poner a hacer un registro de nombres para un simple cafecito de sábado por la mañana). A la segunda Ricardo Argüello Lugo, mi persona, Adiak Montoya entre otros (porque ya dije que esto no es un catalogo de nombres).

En la segunda etapa de producción y fabricación de la revista y de toda nuestra actividad cultural (que implicaba programas de radio, recitales y artes en general) tuve una relación estrecha de trabajo y amistad con Ruiz Udiel y Rodrigo Peñalba. Sobre esto puedo asegurar que al momento de “tallerearnos” y/o “hacer literatura” o escarbar sobre la temática a abordar no estábamos pensando en ser “un hito”, mucho menos en una “obra maestra” pues simplemente porque “de mí no la tendréis” (CMR dixit) y que conste que tampoco soy carlosmartiniana, al contrario, siempre he peleado en contra de ese culto ridículo que mitifica al poeta. Quiero decir que en ningún momento buscábamos el éxito comercial, ni el éxito de ninguna naturaleza, en otras palabras: explorábamos la palabra y la transformábamos, y al mismo tiempo nos divertíamos y descubríamos las variantes para aproximarnos a la realidad o para crear otra partiendo de la comunicación entre nosotros mismos. En la actualidad sigo operando de la misma manera, con algunas innovaciones pero siempre prima explorar y experimentar.

Posteriormente, y como es natural en todo proceso artístico, cada quien asumió su identidad y tomó su camino. Eso me parece, enriquece nuestra literatura. La variedad que ofrece la generación 2000 en Nicaragua promete mucho para nuestro panorama literario. Me siento orgullosa de ser parte de la misma, porque precisamente nuestras discrepancias, nuestros debates, nuestras discusiones le dan un sello particular.

Respeto mucho a aquellos escritores que buscan autenticidad y profundidad en su propuesta. Tristemente me cuesta aceptar a aquellos que se arriman al poder literario o cultural para protegerse o quien sabe para qué. Quiero decir con esto que toda obra de arte se defiende por sí sola.

Sobre la molestia que sienten algunos “escritores mayores” porque mi “generación” es ingrata con ellos… pues… y en caso de que tal aseveración fuese cierta ¿Qué más podemos hacer hermano? Creo que estamos ocupados y no tenemos tiempo para andar asistiendo o poniendo tapetes a los Señores y Doñas.

Otro detalle. Es ridículo referirse a la generación 2000 como “generación del desasosiego”. Explico por qué. Cuando Francisco hizo esa compilación de textos buscó a Doña Gioconda Belli para el prólogo. Cuando ella leyó los textos le pareció, encontró desasosiego pues. Lo cual me parece perfecto. No tengo nada en contra de Doña Gioconda, ella ha sido muy amable conmigo y cada quien con su tripeo. Pero pregunto ¿dónde está la crítica seria en este país?  No se puede imponer... nombrar a toda una “generación” por sus primeros textos y según el antojo del Poder Cultural.

Sacar conclusiones por una puntita del ice-berg, me parece, además, falta de seriedad en los planteamientos. En todo caso con el desasosiego (¿Qué tipo de desasosiego es este? ¿Machistilla?) abre esta generación pero no es en absoluto un rasgo distintivo o identitario de la misma. Con todo respeto: Hay que leer más a esta “generación”, porque no sé ustedes pero leo humor, tripeo, cinismo en la misma. Hay tendencias (sub) clasificables, si querés. Pero hay mucho más, pues, que se aleja del desasosiego. A eso me refiero entre otras cosas.

Sobre los escritores mayores que buscan en “nosotros” a sus hijos para “traspasarles la antorcha” recomiendo la entrevista que Francisco Ruiz Udiel le hizo a Raúl Quintanilla (Literatosis-Edición 9) titulada “Fétida sombra de los pederastas literarios” y que está disponible en el siguiente link de Marca Acme: http://marcaacme.com/v3/entrevista-view.php?id=3

Creo que con eso dejamos sentada una posición hace muchísimo tiempo. Una posición que al parecer algunos habían olvidado y que otros por falta de lectura o de curiosidad literaria desconocían. Sobre la “bendita y vetusta” antorcha… creo que ésa la robamos hace rato, es parte de nuestro, digamos, estilo.

¿Nos interesa el diálogo generacional? Pues claro. Ya coincidiremos en algún momento cuando nuestras apretadas agendas tengan espacio. ¿Y no es este cafecito una ansiada respuesta a la petición de diálogo por parte de los escritores mayores? Ahí está la tal internet, pues.

Eso sí. Si me voy a sentar a la mesa vamos con argumentos serios porque no voy a perder mi tiempo, pero sobre todo espero disciplina y disposición de practicar una revisión crítica de las categorías, de los términos, de los temas, de los textos literarios. En algún momento expresé que la palabra “generación” me parecía anticuada. En fin.

Las expectativas literarias y estilísticas cambian en el tiempo y no todo murió en la década del 60. En otras palabras no se puede juzgar a esta “generación 2000” con los criterios estéticos de los años 60, por favor. Aquí tengo la obra crítica de Beltrán Morales a su entera disposición. Entonces, con hermenéutica, con profanación, con lo que usted caro lector desee, pero con seriedad porque éste es mi oficio, el cual desde mi propia perspectiva sólo yo puedo irrespetar (son varas, je..). Cuando digo seriedad quiero decir con ánimo investigativo, lo cual no excluye el relax y el tripping en general, pero con miras a llegar al quid de la cuestión en sí.

Salutis, pues.

http://www.eushade.blogspot.com/

2 comments:

Guillermo Goussen said...

Totalme de acuerdo con tus premisas. ¿Puedo recomendar esta lectura en mi nota sobre Sovalbarro? Besos.

la eu said...

Claro Guillermo, con gusto.

About Me

My photo
"You made me confess the fears that I have. But I will tell you also what I do not fear. I do not fear to be alone or to be spurned for another or to leave whatever I have to leave. And I am not afraid to make a mistake, even a great mistake, a lifelong mistake and perhaps as long as eternity too"...