Wednesday, December 05, 2012

la dude en Ecuador.






Felicitamos a la poeta, literata y artista audiovisual Natalia Hernández (1982-Nicaragua), quien nos estará representando en el Encuentro Internacional de Poetas Latinoamericanas y Mujeres, que se llevará a cabo este mes de diciembre en Ec
uador, en Quito y la Ciudad de Ibarra. Así mismo al final del encuentro sus poemas serán incluidos en una antología que se publicará allá. Por estos lares, la dude está próxima a publicar su primer libro. 



Hernández pertenece a una generación de escritores-as que irrumpió en el año 2000 en Nicaragua. Fue miembro de los grupos y revistas El pozo del paroxismo y Literatosis; También de Mayagna y posteriormente dewww.marcaacme.com 

*Según la crítica literaria y escritora Helena Ramos: 

"Autora de ásperos prosemas massmediatizados, a veces fronterizos con la prosa breve; algunos son caligramas que incorporan elementos visuales como unidades fundamentales del texto. Hay en su obra un hálito de runrunismo, en su versión postmoderna y acre. El misterio de la identidad y el sentido de la existencia –abordados sin afectación– son algunos de los temas más insistentes que atizan a sus textos.

Escribe desde los dieciséis años. Entre 1999 y 2000 formó parte de la Academia Literaria Carpe diem, en la Universidad Americana (UAM) de Managua, mientras estudió Mercadeo y Publicidad. En el 2000, debutó en el recital, Entre líneas, formando parte de un nutrido grupo de jóvenes artistas que poco tiempo después constituyeron el grupo Mayagna, desaparecido en el 2001. Publicó por primera vez en el 2000 en La Prensa Literaria, suplemento semanal del diario La Prensa". 

Hernández ha sido incluida en las antologías de poesía de Magda Zavala y Helena Ramos. Es además productora, con una maestría en Realización de Programas de Televisión, Universidad Complutense de Madrid y el Instituto Oficial de Radiodifusión y Televisión, Madrid, España. Licenciada en Comunicación Social, Universidad Centroamericana (UCA), Managua, Nicaragua. Tiene 8 años de experiencia en producción audiovisual, ha trabajado en producción en series de televisión, comerciales, documentales, cortometrajes y videos institucionales. 

*Filmografía: 

-Mañana es una Excusa, corto documental Mención Especial del Festival Ícaro en Guatemala 2005. 
-La Siesta, ganador del premio de producción para cortometraje de ficción del Fondo de Fomento al Audiovisual de Centroamérica y el Caribe, CINERGIA. 2010. 
-Escultoras de Sueño, Corto documental, 2011.

Saturday, December 01, 2012

A parfum by Eunice Shade: La escritora rebelde






Edwin Yllescas Salinas*
«Sos linda y todo, pero tu forma de ser es lo que te pierde». Lo que te mata. Lo tenías todo y aún lo tenés, pero cuídate ese carácter, la boquita premiada. En mayo del 62, Julio Cortázar (el polifémico) introdujo en la literatura de habla castellana unos divertidos, maltrechos y perversos personajes. Se llamaban Cronopios y Fama. Sin embargo, el Pibe de Banfield ignoraba que sus Cronopios o sus Famas, renacerían en Mesoamérica. Faltaban entonces 18 años para llegar a Guadalajara, 1980; y otros 18 años para que Eunice Alejandra López Sánchez, la gemela, la otra, la misma Eunice Shade, [Lewiscarrolingia, Lawrensterniana, Jeanduchesa y Willcupyana] se transformara en una escritora tenazmente aferrada a un alto nivel de exigencia, vocación literaria y baldes de sudor. ¡Claro, nació invocada por la Estrella del Sur, en la Casa de Virgo con ascendente de Libra! Ni dudas, la muchacha traía su propia interpretación de los colores, los sueños e incluso su personal grafología.
No se debe pasar inadvertido que entre su nacimiento y su advenimiento escritural corren dos períodos de 18 años, otra forma de los cuatro rostros de 3,14159265358979323846... El colmo, la gnómica está en la base de los números irracionales. Pero esta muchacha también fue presentida por Umberto Eco y la Opera perta, (¡valga la madre!) publicada en 1962 y uno de los mejores y desastrosos laboratorios juveniles para cruzar estética con física cuántica, y termodinámica con estructuralismo...
Si se sigue indagando el asunto, Eunice también es hija de Roland Barthes y La muerte del autor. Esos podrían ser los faros galáxicos para una inmersión en la Espesura del deseo (2012) y El texto perdido (2007). No es mi estilo, no lo haré. Esas cosas serias y hasta tremebundas y oliscas queden para doctores, expertos y similares. Tampoco me meteré con su clasificación de las categorías o razones.
No sé cómo manejarlas. Ni siquiera sabría qué hacer con la “razón intuitiva” que parece la más chiche. Apenas recuerdo, pescado en Michel Tournier: “Aristóteles distinguía diez. Leibniz contaba seis. Kant admitía doce”. De allí en adelante sólo Serrano Caldera y Freddy Quesada saben la verdad.
Sin embargo se abre una reflexión: qué le interesa al joven escritor: el vino viejo, o el odre nuevo. No tengo respuesta, no la genera la pregunta, pero ésta no radica en ninguno de los términos de la ecuación ni siquiera en ambos. El verdadero escritor inventa (por la lectura) su propia ecuación, su forma de plantearla y despejarla, cuando, naturalmente, no se trata de catatónicos, ni de chicos y chicas impresionables por las marquesinas editoriales, o eso que el gordo Bloom llama: la escuela del resentimiento.
En los últimos años de muchos dedicados a la lectura, no había gozado, no me había gozado tanto en la lectura de un libro como me sucedió con Espesura del deseo. Tuve, es normal, algún temor al comenzarla. La portada, Labios azules (de Patricia Belli) me llevaban vía subconsciente al mar de vaginetas del ya difunto Henry Miller y otros/otras que todavía andan por ahí. ¡Nada que ver!!! El libro me cautivó, se convirtió en mi predilecto número uno por muchas razones muy propias de la demencia. Su lenguaje desenfadado, suelto, hirsuto, despeinado, sin boina azul París, su enemistad mortal con el rinse, el pleito de perro con las tenazas y planchetas del alisado, su entera falta de maquillaje y tintes Clairol; sus zapatos bajos y sin lustre; ese libro que hace lo contrario de las academias de la lengua, comenzó a saltar en mis ojos y mis neuronas.
Su desenvoltura está llena de referencias multiculturalitas endemoniadamente cruzadas, de citas inexactas a propósito; se teje con la cita apócrifa y la verdadera. El librito hasta podría ser inocente, pero de ingenuo nada tiene. No le falta nada, ni siquiera la mala leche, a borbollones. Ni ellas ni ellos están a salvo. Este libro con nombre lezámico, o buñuélico, no es lo que se llama bala sólida, más bien corresponde a la categoría de munición expansiva. Su target favorito es la razón, los racionalistas y todo sistema que pretenda hacerse con la verdad racional. Frente a una filosofía Occidental hecha por hombres, para hombres, aunque enseñada por mujeres, la pregunta del gnomo sentado en la piedra de Lorelei es básica, lo resuelve todo de un solo tajo: «qué tiene Kant que no tenga yo». Me imagino que muchos filósofos preferirán no haber leído este libro. Su disputa, sus mores filosóficos sólo tienen dos salidas: el manicomio o el manicomio, no por la verdad, sino por la poesía. Tampoco ella pretende otra puerta. Su oficio es la escritura.
Antes que se acaben las líneas de esta nota debo decir que toda la supuesta rebeldía, estridencia y escándalo de la Vanguardia 1930 (todos iban a misa y al Santísimo) y la Generación de los 60 (no salían de las tabernas y serrallos) es puro mito, creencias alentadas. La vitriólica rebeldía distintiva del joven escritor sólo la he visto, durante los últimos setenta años, en muchachas como Eunice Shade. Eunice ha evolucionado hasta convertirse en el ícono de su tiempo; su prosa y su poesía son la intención aviesa de dinamitar todo lo que hoy se conoce en Occidente como prosa y verso.
Rebelde por excelencia, hasta conversar con ella puede resultar imprudente, pero estimulante. Sólo Zoroastro, Buda y el bocatero Cicerón hablan “Urbi et Orbi” con su autoridad papal, sino no fuera más. Por eso me llama la atención su pipeo con Cayo Julio César, genocida de la Galia y todo el Imperio. Afortunadamente, Espesura del deseo no será leído en Francia, ni los parientes de Vercingétorix (humillado, torturado y decapitado en las calles de la Suburra) sabrán de la autora. Pero entre tantos camafeos bordados por sus perlitas tronantes y expresivas (me gustaría presentar un tapiz), esta mirada distorsionada de César es mi favorita. Quizás por su final: «una vez cruzado El Rubicón, “¡Che, esto no es para leerlo, sino para verlo!” César me dijo: ¿Cómo se llama eso azulado azabache que te cubre? Y ella le dijo: hilo dental, querido.»
*Escritor nicaragüense 

Friday, November 30, 2012

Espesura del deseo de Eunice Shade



Alejandro Serrano Caldera*


El libro de Eunice Shade, Espesura del Deseo, es un desafío a la imaginación y a la razón, pues en virtud de una dialéctica implícita, la una afirma a la otra mientras la niega.

La imaginación con la que trata algunos temas, más allá de las reglas de la racionalidad, pareciera ser, no obstante, una forma de expresión de la razón que deliberadamente se impone salir de los cánones habituales del razonamiento, para presentarnos un mosaico aparentemente arbitrario de diferentes temas, pero que reafirman su racionalidad en la acción, deliberada o espontánea, de ser presentados así, pero que además revelan la forma en que los sentimientos sobre diferentes puntos, filosóficos, literarios o existenciales, están presentes en la autora como sensibilidad racional o racionalidad sensible. (¿Tendrá esto algo que ver con la inteligencia sentiente de Zubiri?)

Por otra parte, la racionalidad que pudiera haber en los temas tratados, puede encontrarse con dificultades, por supuesto, al final de la lectura y a partir de una idea global que el lector se forma del conjunto de los escritos presentados, de manera tal, que en este caso, las partes se explican en el todo.

¿Es esto así? O es más bien consecuencia del empeño del lector, en el caso presente del lector que esto escribe, quien al buscar el hilo conductor de los textos, la lógica subyacente, está ya interviniendo en la construcción de la obra. ¿Será la intención que los lectores participen como coautores, no sólo aportando las respuestas personales, sino también proponiendo las preguntas? Pareciera un desafío mediante el cual se le dice al lector que ya tiene las respuestas de antemano y que sólo le falta elaborar las preguntas.

Pero podría pensarse también, que cada escrito o cada capítulo es ya un todo en su individualidad y que el libro no tiene otra intención que recoger diversos textos en uno de carácter general, sin que necesariamente haya que buscar ningún tipo de correlación o complementación. Son ellos, en todo caso, desafíos a la imaginación, la razón y la sensibilidad que Eunice nos propone en su libro en el que ella ve a la filosofía en el laberinto, como era el título original de estos escritos.


*Escritor y filósofo nicaragüense.



Sunday, November 04, 2012

La bendición de Polímnia


Para el Doctor Alejandro Serrano Caldera, campeón panamericano de oratoria y debate



 (una pequeña memoria)

Eunice Shade

Dos pasiones me acompañarán siempre: la escritura y la oratoria. Pienso, hoy, en la segunda, porque no ocupa en nuestro medio el lugar que solía, por ejempo en la Grecia clásica. Ese arte de hilvanar las palabras. De tejerlas y darles una forma con la voz; con los gestos; con la mirada. Ese momento cuando en un solo arte confluyen los otros.
Me llueven conversaciones y discursos de personajes novelescos bien logrados. Pienso en Godard, en Vivre sa vie. La escena cuando Anna Karina se acerca a un Brice Parain solitario y empieza el arte; el momento mágico en que pensamiento y lenguaje se funden en uno solo, como cuerpo y alma, como las dos caras de una misma moneda.
Cuando Marco Antonio, guiado por Shakespeare, deslumbra con una pieza de oratoria inolvidable, quizá una de las mejores de la literatura occidental:
“And Brutus is an honourable man”… La conducción y la sutil ejecución de los recursos de persuasión no deja costura expuesta; Se trata, sin duda, de un valioso registro del arte oral.
En aquellos años se inauguraba el primer concurso de oratoria de la universidad. Un auditorio con cien personas nos iluminaba con luz blanca de hospital. Había memorizado mi discurso, no recuerdo el tema, pero trataba en general sobre filosofía y política. Éramos varios participantes, quizá más de diez. Cuatro o cinco participantes me antecedieron. Me presenté, dije la primera línea, me quedé en blanco y salí corriendo. Al día siguiente caminaba derrotada por los pasillos. ¿Qué pasó? Hasta el día de hoy esa respuesta continua en construcción. Digamos que la oratoria si bien se relaciona con la memoria, no se trata de memorizar y repetir. Es, en todo caso, hilvanar las palabras. Suena sencillo, pero implica dos fases. La primera: la selección de ideas, elaboración del argumento y sus ejemplos concretos. La segunda: el tono, el modo, el dominio escénico, la dicción, entre otras.
Al año siguiente abrieron de nuevo el concurso. Por supuesto, no me interesaba en absoluto. Era un arte que daba por muerto. Mis amigos me instaron a que participara. Les dije que no era lo mío. Pero una amiga terminó por convencerme y me inscribí de nuevo. Me vestí de azul y negro riguroso, unos zapatos altos y cerrados, una moña austera y ligero maquillaje. Respiré hondo, entré a escena y conseguí expresar lo que debía. Solo el hecho de haber completado el discurso me proporcionaba, claro está, satisfacción y con eso me bastaba. Casi me dio un infarto cuando empezaron a nombrar a los ganadores, fue mi primer trofeo; había obtenido el segundo lugar. Eso me motivó a comprarme un libro que contaba las historias de los oradores clásicos: Gorgias, Demóstenes, Cicerón, Quintiliano. El que me atrapó por completo fue Demóstenes, no tanto porque era tartamudo, sino por su empeño: un hombre que se metía piedras en la boca y practicaba una y otra vez hasta lograr la fluidez de la palabra. La práctica, me dije.
El siguiente año realizaron de nuevo el concurso. Y ahora sí, ganaba el primer lugar. Sí lo podía creer, pues había dedicado los últimos meses a fijarme en el particular modo que tenían las personas de hablar. Me parecía que algunos por pereza no pronunciaban bien las letras, otros no articulaban, otros no abrían la boca del todo y no se les entendía nada. Otros gritaban o susurraban, daba lo mismo. Y en mi cuarto los imitaba. En realidad imitarlos era mi manera de practicar. Eso me sirvió para definir y desarrollar un estilo personal. Seleccionaba, combinaba y creaba de acuerdo a mí interés o a mi gusto lo que me parecía apropiado y así empezaba a construirme. Me parece, también, que el proceso de escritura, es decir, de identidad literaria propia (aún y cuando semejante idea sea debatible) no difiere del anterior. La identidad literaria se construye. Igual que el estilo de una oratoria. Ambos se ejecutan, se complementan, se retroalimentan. Cuando me vi, ya llevaba algunos trofeos inter-universitarios y me encontraba representando a mí país en Santiago de Chile, en un torneo hispanoamericano. Años dorados cuando Milagros Zelaya y yo, logramos obtener como equipo un tercer lugar para Nicaragua. De ahí que fundáramos la Sociedad de Debate y Oratoria de la Universidad Americana, que desde ese entonces realiza dos torneos al año para promover el ejercicio del pensamiento y el habla entre adolescentes y jóvenes. Esa fue parte de nuestra contribución, nuestra huella, nuestra marca para una Nicaragua mejor. 
El relojero fue puntual y una vez más esa memoria quedaba empolvada hasta hace algunos meses que me llegó la invitación al primer Tedex-Managua. Un proyecto que reúne a oradores y pensadores sobre diversos temas. Tuve la dicha de aprender un nuevo formato, de compartir con ellos y apreciar la diversidad de estilos. Fui testigo de la integración de imágenes y música, incluso performance, en cada pieza de oratoria. Me pareció una gran idea porque rescata ese acto que nos define como seres humanos. No en balde algunos poetas exterioristas de nuestra aldea declaran que “escriben como hablan”.
Pensé, y seguramente ya lo escribió Wittgenstein: ¿Qué somos sino lenguaje?

Septiembre 12, 2012

Sunday, September 16, 2012

A Moribundear el Sept. 20. 8PM


El Panal. Hernández-Salmerón-Altamirano-Shade-Lu-Flores & vos.

Si rescatamos la película:

Monday, September 10, 2012

At El Panal


Flores-Mafe-Salmerón-Lu- & Shade-Hernández-Montenegro & invitados-as especiales. 
Performance
Lecturas
Instrumentos
Jam de música y escritura.
Micrófono abierto. El Panal. Sept. 20. 
8:00 PM. C$30.00 bolitas. 





Combatimos mitos del siglo XIX como este: 

"...el genio es una especie de monstruo inconsciente, irresponsable y fatal (...) todo cuanto corre el riesgo de oscurecer el juicio del escritor está mas o menos admitido que favorece la eclosión de su obra. El alcoholismo, la desdicha, la droga, la pasión mística, la locura (...) que parece ya absolutamente natural ver en ellos necesidades esen
ciales de su triste condición, o ver en todo caso una antinomia entre creación y consciencia. Lejos de ser el resultado de un estudio honrado, tal actitud revela una metafísica (...) El escritor o artista, mas que un creador en sentido propio, no sería según eso sino un simple mediador entre lo común de los mortales y una obscura potencia, un mas allá de la humanidad, un espíritu eterno, un dios... En realidad basta con leer el diario de Kafka o la correspondencia de Flaubert para darse cuenta en el acto de la primordial participación, ya en las grandes obras del pasado, de la conciencia creadora, la voluntad, el rigor. El trabajo paciente, la construcción metódica, la arquitectura largamente meditada de cada frase (...) El libro crea para él solo sus propias reglas (...) el movimiento del estilo debe a menudo provocar su puesta en peligro (...) lejos de respetar formas inmutables, cada nuevo libro tiende a constituir sus leyes de funcionamiento a la vez que producir la destrucción de las mismas". AMEN. 
En el apartado: ¿De qué sirven las teorías? de Alain Robbe-Grillet. ♥



Monday, August 27, 2012

Moribundero: El performance






                                                                                        

Eunice Shade


Son las 6: 30 pm. El Crucero los recibe con su semblante helado. El Salmerón, el Alejandro, la Mafe y la Lu van tocando música. Abren y descargan la batería, la flauta de Bagdad, el berimbao brasilero, las cuerdas y el viento. Por las calles de Nicaragua van con los instrumentos de espacio en espacio haciendo música. Una nueva.
Volvemos a la pregunta inicial: El arte. No siempre se puede tocar. Esos finos e invisibles hilos. Pienso que escribir es también un performance. Creemos en lo intangible porque nos completa. Es tangible. Es táctil. Hasta en la meditación hemos (los artistas) incursionado, David Lynch, me escribe Salmerón.

Hemos salido del lienzo y pintamos el mundo con audio. Con imágenes. Con presencias y ausencias. Con carne. Tocamos las teclas, lo enrevesado, las piezas, las tuercas, el engranaje creado antes y ahora. Lo recorremos a diario y luego la verdad: desembocamos en el instinto. Cuatro o cinco actividades básicas. 7, tal vez. Una de ellas nos convoca. Nos re-ligare. La vida, decían, es el gran arte. La página blanca (?) por excelencia.
Luego, ¿Cómo te relacionás con el sonido? Con la letra. Con el mundo. A veces cabe un por qué, a veces no.

Los Moribundero, vivir es también morir, vagabundean por nuestras calles ejecutando una nueva forma. Intangible y táctil. Después de la intro, el Jam. Tocás esculturas, tocás vasos de acero hindú. Pienso en el Roaratorio de John Cage. La academia escapa de ella misma. El pentagrama se desvanece, los bordes de la pagina blanca se desvanecen. No hay lienzo. No hay encierro. Las voces se difuminan y abren sus puentes. El tejido del nervio nos asume. Y ellos. Y nosotros. La voz creadora y modulada hace su entrada. Eso que no se puede pronunciar. Eso.

La tradición escapista, sus paradigmas, sus cuestionamientos irreverentes o hedónicos o el dedo en la llaga. Asumir no es el verbo, porque la historia fue antes y trabajamos con la misma. Desde dónde la asumimos. Las etapas que hemos y no. Hablo a un caro lector. Solo se puede acceder desde la performancia, lo demás es fotocopia (y se nota a mares cuando lo es).

Este proyecto colectivo viene trabajando desde el 2010 en el Taller Imagen Tiempo y ahora Moribundero estará presente en la 30ª Bienal de Sao Paulo, Brasil 2012: “Ha sido invitado a realizar una performance in situ, que será también transmitida en FM a 87,7 MHz dentro del pabellón y reproducida en “streaming online” a través de mobile-radio.net así como en la página web oficial de la Bienal”.

La escucharemos y nos moveremos. Moverse (?).

Pienso que una vez sabido Eso, el resto es Crear: He ahí el arte y el arte de escribir.
Pero Crear … Bueno, dice el dicho: Time is running, and you?



                                                                            

Se abre el telón

Eunice Shade: ¿Cómo ha sido la experimentación con el sonido?

Alejandro Flores: --El sonido no ha sido como la difusión complaciente de la música tradicional.  Quizás por eso no es música en ese sentido. A nivel de
experiencia considero que este proyecto ha fusionado como un eje transversal donde se insertan, desde su naturaleza performática: el cine, el video arte, literatura, teatro, sonido, pintura; y en esas relaciones entre medios se pierden las fronteras considerándose la plataforma Arte-Público.

ES: ¿Actualidad?

AF: --Creo que no. Desde la influencia del rock and roll 60-70, ¡Quemar una
guitarra!!!! por ejemplo, no es música, es un ritual, el performance.
Sin embargo existen algunos proyectos o artistas que digamos, lo han
"formalizado". O sea es su proyecto de vida y a partir de eso, diversos espacios institucionales y críticos se han interesado por ellos y han construido pensamiento a partir de sus escritos sobre proyectos arte-música, caso de Chelpa Ferro (Río de Janeiro).

ES: David Lynch se ha dedicado al audio en los últimos tiempos…

AF: -- Me gustaría mencionar que no son solamente artistas plásticos, o cineastas los que se insertan en los procesos de sonido (David Lynch, Nam June Paik, Andy Warhol, Joseph Beuys). Hay casos contrarios, por ejemplo, músicos como John Cage, Jimmy hendrix, Jonh Zorn que trabajan desde las experiencias performáticas, borrando la frontera entre un medio y otro.

Salmerón: --Suena raro que parezca que David Lynch, sea el único maestro. Estoy de acuerdo con Alejandro. Beuys, etc. Incluso Miles Davis también pintaba y Beuys tiene hasta una canción para Nicaragua en contra de Reagan que la pueden ver en you tube. Dije que David Lynch era el maestro en respuesta a que vos lo mencionaste, imagino, por trabajar pintura, cine, musica y meditacion...lo cual habla muy bien de él y mantengo mi admiración.

ES: ¿Qué esperan del espectador?

AF: --Desde mi experiencia siento que hemos vivenciado con distintos espectadores, los que solo hablan y cuestionan sin permitirse el acercamiento y experimentación mutua con los instrumentos, los que sí lo han hecho y la pasan bien pero no dicen nada, los que experimentan con nosotros y además tienen un punto de vista crítico, y los que creen que somos una estafa. En cualquier sentido, el público es importante, sobre todo el posicionamiento crítico. Pero ese posicionamiento crítico no es al YO de Moribundero, sino una reflexión mas allá de eso. Tiempo y lugar, contexto y vivencia.

ES: ¿Cabe un objetivo?
AF: Hacer de Moribundero un proyecto de vida. Tocar, trabajar, vivir de esto
cuestionar.

ES: Háblame de la esencia.
AF: --Admitir la desigualdad.

Salmerón: --Este proyecto, es también, la dilución de la autoridad.....bla bla bla....ensenhar, aprender fluyendo en múltiples direcciones. Reconocer el performance como algo auténtico, transparente, sincero, serio. Es muy importante. Creo que en eso podes encontrar mas sorpresas.

FIN (?)


 Fotos/video Marco Ditria El Petrov

Saturday, August 11, 2012

La escritura de Habacuc




*Sobre su segunda entrega literaria Hijas de Familia.

Eunice Shade


El yo proyecta a estas hijas Este yo literario del artista, también, se proyecta a sí mismo Esta voz prosística imperante que vagabundea por los espacios y sexos de estas mujeres La amistad, la juerga y el vandalismo son la estética de trasfondo en unas líneas que sin desparpajo expresan lo que sienten y piensan Quizá no sientan ni piensen y su personaje solo sea y te conduce por sus paraísos e infiernos mas temidos Un yo que se encuentra y reconoce en el corazón de la pugna: desnudo siempre.
Los prosemas retratan a un instinto indomable, a una fuerza autodestructiva que no se dejará manipular por la escala de valores tradicionales Un rema contra-corriente El tono, quizá intervenido, pero consciente, de un artista errante, violento, hedónico

Una voz que nos dice: “Cuando escribo pienso que descifro algo Que al ser leído no va a tener coartada” La escritura entendida como medio de revelación. Escribir, para Habacuc, es descifrar, abrir.

En sus amantes hay manipulaciones y culpas a las que el personaje se enfrenta eliminando toda posibilidad de máscara e hipocresía sin importar las consecuencias Casi una defensa descarada a la libertad (artística) del hombre y sus decisiones ¿Quién toma estas decisiones? Le tocará a cada lector o lectora de Hijas de Familia, responderse.

La libertad es el arte, parece ser un subrayado en este libro Libertad sin secretos Con Habacuc no hay secretos

La libertad, consigna agenciada por el liberalismo, y ahora presente en esta voz viajera ¿Es la misma Libertad?

Pienso en aquella vieja libertad (pienso en 1789) desatadora de grandes revoluciones sintetizada, ahora, en la vida individual de un personaje, al que escucho: “No me vas a atrapar Ese esequema de vida no me va a atrapar Sé lo que es tu mundo y no lo deseo Deseo el mío que es este y voy a vivirlo. Punto” No hay por qués, es vano preguntárselo

El sexo, las drogas, el alcohol como modus Vivendi La aventura por mantener la continuidad en esa vida, donde la voz-narradora se expone y transgrede las normas de la covencionalidad Los escenarios sórdidos Estamos en presencia de un yo crítico y constituido desde el (auto) margen y el placer (?) .
¿Que si vi la película? Vivimos ahí y también somos sus personajes contradictorios.

Hijas de Familia Producto Auténtico y no por eso menos ficcional Por eso celebro su llegada a mis manos. 

Saturday, July 28, 2012

Trazos de la letra



                                                                                                    Luis Camnitzer


"De las academias líbranos, Señor", Letanía de Nuestro Señor Don Quijote, Rubén Darío. 


Eunice Shade

Así el poder se desplaza y no en sentido tradicional sino hacia el blog colectivo y enmascarado, al mejor estilo de esos pasquines o cómics de la infancia. Caricatura parlante sería, mas atinado. Se citaría: “Uso un seudónimo porque ______________________”. Exactamente. Tras eso me escudo y defiendo mis “ideales literarios”. Vaya que desilusión. “Y además, hablo como si yo fuese el dueño de la razón”. Ja. Seguimos ahí, en ese punto preciso del tiempo.

Luego, el acto de creación mal leído e interpretado (es costumbre) en uno de sus fragmentos y asociado a lo que este escritor costarricense planteaba en uno de sus ensayos memorables y que no mencionaré para promover la investigación seria.

Puede ser también que “yo quiera ser un Jorge Eduardo Arellano a mi estilo y con mis teorías que me enseñaron mis maestros y sacerdotes académicos, Zimmerman o Beverley, por ejemplo, y que todos estos insumos los usaré en mi próximo trabajo textual”, como suelen hacer, he escuchado casos, algunos profesores, con los artículos y ensayos y ahora blogs de sus supuestos pupilos. Porque, piensa este profesor: “¿Quién tomará en serio los criterios de un alumno?, pero si yo los tomo y los…. ahh, entonces ahí sí y serán míos”.  Porque él hasta en los pasillos, casas, jardines y bares “da clases”. Esta confusión de percepción lo mata. No ha salido del aula de clases y la vida, la vida diría de nuevo Beltrán, es otra cosa. O mejor dicho la literatura. #ComplejoDeProfesorPequeñoBurgués.

“Luego, me haré el pendejo, desinformado y mal lector para provocar y ubicaré dónde no debo hacerlo, valoraré lo que no hay que valorar, decía, para provocar reacciones y reclamos. Ese es mi arte de la manipulación. Porque soy un riguroso manipulador de la información literaria y solo a mis broderes y bien vistos”, usted ya sabe.

Piense en esto caro lector: Manipulación de la información literaria desde la teoría que yo creo que es la mera mera.

La caricatura dirá: “No, es que eso no es así. No es que vos no….”.  Simple.

También les dirá, tipo caudillo, que no es bien visto (ya te está dictando), leer a Darío. “No muchachos y muchachas. No lean a Darío”. Interesante el mensaje solapado. O tal vez será ¿vanguardia granadina? No estoy diciendo que no admire y disfrute Familia de cuentos, Los Monos de San TelmoRecolección a medio día La insurrección solitaria. 

Pienso en lo que denominaré de ahora en adelante: ideas y estéticas hegemónicas en la literatura nicaragüense, porque el Arte Contemporáneo, ya se ha ocupado de este crucial punto. Estas ideas  (en algunos casos materializadas) han regido la humanidad durante siglos. ¿Supongo #ComplejoDeProfesorPequeñoBurgués que ahora debería agregar una cita, pie de página o normas APA que tanto te gustan? Porque si no, no. Estás equivocado. Equivocadísimo. Las cosas no son así y eso lo sabés muy bien.

Contra la primera y mas peligrosa en nuestro entorno: La Academia es un Poder. Y como todos los poderes debe ser revisado y cuestionado. Defender el esquema que adquiriste con tu título… ya te dije como se llama esa actitud o debilidad mental. Defender tu esquema, pues.

El papel y criterio del creador literario cuenta, pesa y vale. El acto de crear no es un fragmento. Es también un proceso que implica. Y ese proceso, y recuerdo al crítico costarricense (ese Sí es crítico) suele asociarse a la divinidad o religiosidad. ¿Es un acto divino? Y aclaro que no profeso ni practico religión alguna. Quizá me inclino al Zen. El Zen es pensamiento. Una idea más. Ya he hablado de eso en “Espesura del deseo” y no voy a repetirlo. 

Nada me impide hablar o estudiar los mitos e ideas de la filosofía o pensamiento de otras religiones presentes en nuestra literatura.

Volviendo a la última pregunta, pienso a mi manera, que sí y no. Hay algo de,  digamos “divino” en tanto que implica "una inteligencia", océanos de tinta se han derramado sobre esto. Pero hay también una disciplina, una asimilación, un conocimiento y experticia adquirida. No creo, pues, que sea intocable. Al contrario la caricatura piensa que su academia, la suya, es intocable y sagrada. He ahí. He ahí. Las ideas de la historia académica que han regido y rigen, que han prejuiciado y prejuician a los jóvenes creadores en Nicaragua deben ser revisadas y cuestionadas. El Poder académico debe ser cuestionado y revisado. Ese Poder tan real y palpable.

Vamos ahora y a propósito hacia Pierre Bourdieu. Y le agradezco a Ignacio Campos Ruiz por sus comentarios, sugerencias y aportes no solo a mi tesis, sino a mis ideas: "La academia no enseña a crear". 

Medito entonces en la ubicación de los individuos en sus campos. En esa lucha de poderes. El campo político, el campo artístico… los roces entre ellos. Cierto tipo de artista y/o escritor es conquistado por el poder político y debe sostener esa imagen. Hablo entonces de creadores al servicio de una idea hegemónica en su entorno. ¿A quién o a qué sirve la idea que reproduces y veneras en tus textos? Una pregunta fundamental al momento de plantearte y ejecutar el acto consciente de crear. Pienso en la migración. Una manada de jabalíes que migra de un pensamiento revolucionario a uno económico. Pienso en los por qués individuales de esa migración. Pienso en la naturaleza humana, si es que existe tal.

Pero queda la fachada de una revolución sandino-comunista (?) ¿no? La instrumentalización de la misma con la literatura como sujeto activo. Hablamos entonces de logros literarios que se desplazan al campo económico. O el campo literario se ve absorbido por el campo económico. Pero un “él” nunca se lo imaginó. El creía que la estética era etérea, que no se construía y que no servía a nadie o algún poder. Y luego se me viene la idea del “campo, tendencia, parcela o bloque Udeliano”. Hay que leer “El silencio y la tempestad” de Jorge Ávalos. Aunque también podríamos decir que el lloriqueo, el dolor, el sufrimiento y la soledad si están bien escritos, están bien escritos, aún y con que sean lugares comunes de la literatura. Eeeestas líricas de los huérfanos heredadas e influenciadas, claro está, por cierta poética de los noventa.

No se confirma sino la independencia (?) de un logro estético. Todo acto de creación literaria aspira a su independencia, pero sirve o llega a servir a. Además, de las intervenciones ideológicas durante el mismo.

La sociología del #ComplejoDeProfesorPequeñoBurgués introduce entonces a la ética y a la axiología (interesante, tanto como la eco-crítica). Con lo cual regresamos, me parece, a aquella vieja discusión o debate que se dio en Estados Unidos hace ya algunos años. Una de sus preferidas, imagino.

Por lo demás, me impresiona la ignorancia respecto al Arte Contemporáneo. No la concibo. No concibo a esta ignorancia tan tan tan y poco documentada al respecto. 

So, me voy a leer a Rubén Darío porque tengo libertad para hacerlo.  No he dicho nada mas que eso en sentido denotativo absoluto. Los personajes seguirán peleando por la herencia que mas les gusta y reafirmando lo que tanto critican, machistillas. 

Friday, July 20, 2012

Algunos puntos sobre las íes









* Sobre la "generación 2000" en Nicaragua


"No pueden saborearle los asiduos gustadores de los jarabes y vinos de la literatura a la moda, y menos los comedores de pan sin sal, los porosos fabricantes de crítica exegética, cloróticos de estilo, raquíticos o cacoquimios".  Los Raros, Rubén Darío.


Eunice Shade

Pienso en esto: Agarrar textos de mis amistades, un prólogo, la biografía, el estilo archivístico y listo. El viejo método o estilacho de la antología. Los muchachos del archivo o personajes kafkianos. No hay investigación seria y ya sabemos lo que sobra.

Empecemos por un señalamiento a aquellos grupos de poetas y escritores de los años ochenta-noventa, que, iniciaron criticando tímidamente los estilos de, por ejemplo, el poder literario nicaragüense. Pero al percatarse del vacío evidente en nuestra cultura literaria (?), decidieron dedicarse a la promoción cultural y al negocio editorial. Y eso claro está, no es literatura. Diría Beltrán: “La literatura, es otra cosa, hijos”.

Hoy, los pocos grupos que subsisten gracias a sus puestos estratégicos de promoción cultural y editorial se han transformado y sumado a ese, digamos Poder hegemónico tradicional, jalando agua para su molino e imponiendo “sus gustos”, pues como dije: estudios serios y buenos, muy pocos; estudios dije, no archivística; Poder al que iniciaron tímidamente criticando, pero ahora integran a su manera, pues acaparan, “legitiman”, centralizan y monopolizan, no solo los dones de la cooperación internacional, filtrada a través de los favoritismos o conveniencias personales de las oenegés nacionales, sino que repiten el gesto de; 

¿Será que la Historia se repite? ¿Estamos en presencia del mito del eterno retorno, tanto griego como nietzscheano?
¿Será que cuando se llega al Poder las personas reproducen los patrones de sus predecesores? Huele a años ochentas y sus juntas. Huele a Somoza, también.

El Poder Literario (Cultural), entonces, se ha ampliado; ya no solo se encarna en las altas y tradicionales esferas, aunque sí repite sus patrones muy a sus anchas. Y que conste que no me refiero únicamente a la promoción editorial y las oenegés culturales, hablo también de la academia.

Recapitulo al poder proyectado en tres: puestos estratégicos de promoción cultural y editorial; academia; y luego el viejo Poder, aquel al que estos dos primeros se enfrentaron alguna vez. Es así que contamos con una suerte de doctores nicas de mas o menos reciente data que causan confusión en ciertos jóvenes escritores que confunden academia con Creación (y esto da para una tesis). Es decir que en Nicaragua existen opiniones que perjudican y relegan el papel del Creador Literario, la Creación en sí.

No es el caso de nuestro Arte Contemporáneo, gracias a Dios, que aún y con sus debilidades, potencia y promueve la (libertad de) creación como principio base y en eso voy a ceder la razón a aquellos artistas contemporáneos que no en vano aseguran que nuestra literatura se quedó anquilosada.

Para mi pesar, en nuestra literatura se promueve, se confía mas en la academia, no en la Creación, seguramente porque se sabe muy poco de Creación o porque quizá la Creación no es un “asunto de saberse”; que se confíe más en la academia me parece triste y lamentable. 

Estos poderes, decía, son los encargados de fabricar prejuicios y temores; son los encargados de fabricar las grandes ilusiones de nuestro panorama literario. Entre ellos mismos se evaden, se silencian o se citan, se procuran. Sesgan o parcelan la crítica y la historia. Y eso se llama política, no literatura. Desalentador para aquellos y aquellas que tomamos la literatura en serio o que creemos que la literatura es una disciplina del ser humano con la palabra, no con la astucia política.


No quiero decir que el negocio y la promoción cultural-editorial y la academia sean prescindibles, o que no hayan aportado, quiero decir que Creación es Creación y que estoy a favor de la independencia y celebración de la misma por sobre todas las cosas.

Diremos entonces que las variopintas iniciativas de copiar a Jorge Eduardo Arellano, han sido una constante en la historia de Nicaragua. Cada quien a su modo y con su particularidad, pero es digamos, el sueño de algunos: historiar. Organizar, al antojo personal, el proceso de formación y desarrollo de la literatura en nuestro país, como si se tratase de un simple juego.

Diré entonces, y aplicando una regla tradicional, que la llamada “generación 2000”, tuvo un proceso de formación que dio a luz propuestas representativas que encabezan una línea temática y digamos formal.

Ignorar ese proceso, ignorar la elemental noción de proceso da, ahora, como resultado la aparición de nombres, de verdad emergentes, algunos incluso con poco menos o poco mas de cuatro años de haber surgido y que únicamente por su interés y disposición hacia las figuras del Poder literario, sobresalen en este país.

Todos sabemos que los noventas en Nicaragua fueron una época de tendencia neo-liberal, una época de privatización o de regreso a la misma. Eso no impidió la formación de grupos y revistas literarias que continuaron con sus investigaciones y avances (?) en la materia. Los avances de los noventeros (aún y sin el contexto y el impacto de la revolución en las telecomunicaciones, internet, blogs, redes sociales y derivados) repercurtieron en nosotros y no hablo solo del mentado regreso a cierto tipo de metáfora, que menciona José María Mantero, en el caso de la poesía claro está.

Los ochenteros y noventeros son los testigos y a su vez herederos de la caída de una revolución sandinista. Repercutieron pues, abrieron un camino que nos compete. Lean ese camino. Punto. 

Hubo, entonces, varios grupos activos que dominaron la escena literaria en la década del 2000: Los Macuta con Lázaro Díaz y Yaoska Tijerino en Boaco; El Taller Literario de la UNI, en aquel tiempo integrado por Alain Pallais, Douglas Téllez, Bayardo, Rudy y mi persona; En Matagalpa la revista Tarantella Literaria dirigida por Daniel Ulloa. El grupo Eros y la revista Koiné en la UNAN. Literatosis fundada por Chrisnel Sánchez Arguello y Tribal Literario por Irving Cordero, ambas en Managua. Luego estaban dos poetas independientes, que después se asociaron a un grupo de una “generación”, que de acuerdo al estilo tradicional y anticuado de organizar el proceso de formación literario-nicaragüense, correspondería, a una década anterior: Ezequiel D´León Masis y Abelardo Baldizón. Dígamos que si nos atenemos al famoso criterio biológico (y ese no es mi criterio, pero digamos) ellos dos abren esta década con sus plaquetas de poemas: Trasgo y Del Matadero, respectivamente. 

La “generación 2000”, en sentido tradicional debuta, pues, con poesía.

Mucho se ha debatido respecto a las “generaciones literarias”. Los estudios de Julius Petersen sirven de ejemplo. Pero no entraré, por ahora, en la cuestión de definir un nuevo concepto de “generación”, de cambiarlo por otro o de inventar el agua helada. En todo caso la concepción del tiempo, obedezca a la propuesta de una percepción circular, líneal, Vico y otros, es un debate que espero se posicione y profundice en nuestro entorno. He ahí, he ahí.

La pregunta aquí es: ¿Cómo ordenar nuestro proceso de formación y consolidación literaria? ¿Con las antologías? ¿Con la archivística? ¿Por edades? ¿Por año de publicación? ¿Por temas afines? ¿Por genealogías temáticas y formales? ¿Cómo se relaciona la producción textual reciente con las anteriores? ¡Cómo salir de aquellos que utilizan o aprovechan el clásico método de la historiografía para figurar y no porque de verdad deseen una reflexión o una aproximación cabal!

Considero que un escritor que vivió los ochenta, tendrá una formación muy distinta a uno que creció en los noventa o en el 2000. Evaluar a ambos con los mismos parámetros sería injusto, es decir cortarlos a todos con la misma tijera. ¿Cómo vamos, entonces, a “medir” u organizar ese tiempo, esos tiempos?  
Porque un gran grupo de obras está conformado por diversos tiempos psicológicos y biológicos; y en cierta medida en una parte de ese gran grupo se ha agudizado la interdisciplinariedad o convivencia con otros sectores de la cultura como artes (audio) visuales, teatro, música, internet, entre otros, especialmente con repercursiones palpables en ciertos y contados escritores (inéditos o publicados). Y me atrevo a plantear que la convivencia y formación con estos sectores ha modificado el proceso creativo de algunos de nosotros, ya no digamos nuestra percepción artística y/o literaria.

Mencionaré dos libros que me parecen representativos: “La escritura vigilante” de Ezequiel D`León Masís y “Blog to Rosario” de Emila Persola. Ambos, antípodas en ciertos aspectos estilísticos, no así en organización. Ambos son híbridos. Con esto quiero decir que la hibridez, la difuminación y mezcla de géneros literarios es una cualidad y característica que se encuentra en Masís y en Persola, llevadas al extremo. La encontramos también en Eclipse de José Adiak Montoya, quizá Montoya más cercano y más en la tendencia literaria de Masís.

Luego contamos con el ineludible contexto: blogs, internet, redes sociales que se da a mediados de la década. Que tanto utilizan algunos, pero que nunca reflexionan sobre el mismo. Sugiero la lectura del ensayo de Mulligan titulado “Nicaragua: nodos de una literatura dialógica” o propiamente su tesis sobre “La Blogósfera literaria Nicaragüense”, por ocuparse de la narración  y el análisis del impacto e incidencia de este cambio en los escritores del nuevo milenio.

La apropiación de ideas y fuentes y el oportunismo de la burocracia literaria también es característica. Buscarlas en la Historia para ver quien las dijo antes, porque antes han sido dichas siempre, pero nadie se acordaba. Las estrategias para silenciar criterios diferentes a los del Poder. El machismo y la supuesta élite del poder cultural, no de la literatura. El mismo cuento de siempre parece ensombrecer nuestras tablas literarias. El enfoque y realce poético que se le ha dado siempre al mentado estudio “generacional” ya no digamos el poco diálogo con o la exclusión de otros sectores de la cultura, que mencionaba anteriormente. En todo caso me interesa acercarme a la obra de autores destacados y recientes y establecer sus vínculos con otras áreas. Más que ubicar una genealogía meramente literaria, me inclino por la relación que la reciente literatura ha establecido, por ejemplo, con las artes contemporáneas, con el cine, con la crítica, con la tecnología, con el desarrollo del pensamiento, con la política, con la Historia, con su entorno mismo.

En todo caso “una generación”, o un “grupo de nuevos escritores” con o sin valoraciones del siglo pasado, estemos de acuerdo o no, se forma, es decir, que sigue y obedece a un proceso, no se saca irresponsablemente debajo de la manga porque se me antojó. Si de antojo se trata, ahí están las antologías, las antojologías personales.

Los grupos literarios y sus revistas, ya no digamos ahora los blogs, son parte relevante para la compresión de la reciente producción literaria en Nicaragua. Aclaro, entonces, para el bienestar de nuestra crítica.






Wednesday, July 18, 2012

19







El 19 de Julio de 1979 ni siquiera había nacido.
El 19 de Julio de 1980 nacía en Guadapueblo.

El 19 de julio de 1981 escuchaba una carga cerrada que no era mía. Mi tío era señalado de contra y la mitad de la familia se marchaba al exilio.

El 19 de julio de 1982 estaba leyendo poemas con mi bisabuela en el jardín. Mejor dicho, mi abuela me los leía a mí de un libro de papel cebolla.

El 19 de julio de 1983 mi Papa Euclides me daba una cucharada de aceite de hígado de bacalao para crecer sana y fuerte.

El 19 de julio de 1984 moría del corazón mi Papa Euclides.

El 19 de Julio de 1985 mi tía me enseñaba el alfabeto con un libro de Pinocho y ya iba a un colegio de monjas, donde sólo éramos mujeres.

Fue por esa fecha cuando la seguridad del estado metió presa a mi madre, por gritar en la UCA que pensaba diferente.

El 19 de julio de 1986 me dejaban andar en la acera con una bicicleta de rueditas atrás. Y todos los años viajaba a Miami en navidad y año nuevo para ver a la mitad de la familia en Sweetwater.

El 19 de julio de 1987 ya andaba en la bicicleta sin las rueditas atrás. Ya no me daba miedo.

El 19 de julio de 1988 ibamos al super y recuerdo los roll on y la ropa oscura de venta, las filas del eskimo para el sorbete. El olor de las valijas abiertas en los aeropuertos y Oh Carol de Neil Sedaka que era el soundtrak del comercial del roll on: “El toque final”.

El 19 de julio de 1989 mi abuela me llevaba a la diplotienda y la Orange Crush era todo un acontecimiento.

El 19 julio de 1990 mi familia celebraba el advenimiento Violeta. La mitad regresó de vacaciones por primera vez después de muchos años y fuimos todos a San Juan, como en los viejos tiempos que ellos recuerdan mejor que yo. 

Tuesday, June 26, 2012

Cómo contar historias/ Festival de Blogs 2012.


“En primera te tiene que gustar. Quiero decir que lo tenés que disfrutar. Luego, no existe una receta para “contar historias” pues cada una es única y obedece a su naturaleza. Por supuesto que existen lineamientos elementales que deben tomarse en cuenta. También están las reglas… pero, ¿para qué se hicieron las reglas? A veces funciona romperlas, a veces no. Todo depende de tu olfato de escritor/a. Encontrar ese click entre la palabra y vos y conducirla por el territorio que deseás montar es parte del asunto. Y ya no digamos leer. Leer es clave, trazar tu mapa de lecturas… ahorita por ejemplo….Mejor, venite al Festival de Blogs 2012 y platicamos a nuestras anchas. Dejate venir este sábado de 4 a 5 PM  a la Universidad Centroamericana (UCA). Auditorio Xabier Gorostiaga". La Eu. 


Saturday, June 23, 2012

Thursday, June 14, 2012

...







Mi Joey:

Te vi ayer dando vueltas por los rincones de la casa. Andabas como desaforada y luego te comías una uña sin saber que hacer. Saliste a caminar y la soledad te ofrecía su oro nocturno mientras me sonreías un poquititiiito.
Tanto que decirte. Esto es un relajo. Papeles y pendientes por todos lados… zzz. Hasta que predominaste vos. Pensaba que podríamos pescar mojarras y guapotes y después asarlos en aquel paisaje cuando abrazabas a P.
En mi nuevo bolso llevaría lápices de colores, burbujas, goma de mascar y a veces un reloj descompuesto para no aburrirnos. Eso sí, mi gata, Memoria, nos acompañaría. No te preocupés, que en la noche, ella se va a cazar y no molesta. Es bien independiente, como todos los gatos. He llegado a creer que tiene vida propia.

Un beso,

D. 

Wednesday, June 13, 2012

Mi mundo ♥

...












Mi Joey:


Me asaltas a mitad de un texto, pero este no puede esperar.
Tu flequillo y aquella risita seca que soltabas en el parque de los refrescos diapeso,
esos ojitos húmedos no deben esperar.

He vuelto a la voz del teléfono noventero de cordones
cuando uno se acostaba tennis para arriba en el balcón a ver los zanates volar,

a los paréntesis
a las preguntas,
a las rabietas y mentiras.

He regresado a vos
y tanta felicidad me ha provocado pronunciar tu nombre en secreto.

Mi Joey,
me inunda verte.

En ese extraño punto del tiempo. 

Luego tus mundos con esa picardía chiludita.

Mi Joey
Mi Joey
Mi Joey.





About Me

My photo
"You made me confess the fears that I have. But I will tell you also what I do not fear. I do not fear to be alone or to be spurned for another or to leave whatever I have to leave. And I am not afraid to make a mistake, even a great mistake, a lifelong mistake and perhaps as long as eternity too"...