Monday, March 19, 2012

Espesura del deseo.





"...El libro de Eunice Shade, Espesura del Deseo, es un desafío a la imaginación y a la razón, pues en virtud de una dialéctica implícita, la una afirma a la otra mientras la niega.
La imaginación con la que trata algunos temas, más allá de las reglas de la racionalidad, pareciera ser, no obstante, una forma de expresión de la razón que deliberadamente se impone salir de los cánones habituales delrazonamiento, para presentarnos un mosaico aparentemente arbitrario de diferentes temas, pero que reafirman su racionalidad en la acción, deliberada o espontánea, de ser presentados así, pero que además revelan la forma en que los sentimientos sobre diferentes puntos, filosóficos, literarios o existenciales, están presentes en la autora como sensibilidad racional o racionalidad sensible. (¿Tendrá esto algo que ver con la inteligencia sentiente de Zubiri?)...", Alejandro Serrano Caldera.



*Sobre Eunice Shade y sus publicaciones anteriores, por otros autores y críticos:








Sobre El texto perdido (2007): "Debut editorial de la escritora, la colección marca un hito en la cuentística nicaragüense. Shade crea un ámbito lingüístico de variados registros y emplea con igual habilidad el lirismo, la eficaz llaneza del estilo periodístico y otros recursos; puede iniciar una narración con el arrebato y suspense de una novela romántica o de misterio –pues no teme ser vehemente– y concluirla con una nota de ironía más audaz, ya que tampoco teme soltar una carcajada o mostrarse sarcástica.
El libro abunda en referencias culturales que, sin convertir los cuentos en piezas enciclopédicas o sapienciales, forman un entramado enriquecedor". Helena Ramos, escritora y crítica literaria"


"Si el mundo es una diversidad de lenguajes indistintos, la literatura es el proyecto del
diálogo como materia temporal hacedora. Somos nosotros y los otros en esa circulación de la palabra viva, que declara la inteligencia de caminar juntos. El Texto Perdido de Eunice Shade celebra ese diálogo encontrado. Gracias a la vivacidad de su palabra, al humor de su fábula, y a la intensa imaginación de sus visiones, compartimos la inmediata frescura de una ficción que busca ser cierta y de una certidumbre que quiere ser libre. Este libro, por ello, nos convoca lo mejor de nosotros mismos: la intimidad de la charla". Julio Ortega, crítico literario y escritor peruano.


"Ya Shade aventaja en la narrativa con su tablero urbano, su libro “El texto perdido”, escrito en variadas personas que desempolvan al sujeto y comprimen al verbo, irónica y fiel a sí. Giran en espirales fuerzas y latitudes, que al pasar me dejan nostalgias súbitas; trenes, caminos, cuevas en ciudades que atestiguan que ya ninguna ciudad es eterna, que sólo leves huellas quedan en las estancias; se hunden en laberintos estrictamente literarios encuentros y desencuentros de amores que, el tiempo de hoy, cobija de una apresurada actualidad. “Escaleras abajo”, es un posicionamiento, no un llanto lastimero, sentimental de abandono, desamor o pérdida. Tampoco hijo del hastío, más bien, desata una irritación frente al desdén del tiempo que le ve nacer y crecer. Porque en cada letra y palabra no encontramos una pizca de conformidad, tampoco consentimiento con la otredad, ni consigo misma. Sea Eunice quien lo deja dicho o la voz que se presenta, esta es una voz lúcida que a través de sus revelaciones despeja la locura del mundo, ese mundo que le quiere cosificar las ansias de ser auténtica, ser que ella no permite que le arrebaten", Carola Brantome, poeta y periodista nicaragüense. 


"El texto perdido es una obra crítica que mueve la conciencia del ser humano, el ser nicaragüense y el ser artista. Da una bofetada a la masa de jóvenes atiborrados de cultura de consumo, catolicismo ortodoxo y desprecio a las minorías homosexuales. No es una pancarta nihilista ni un vacío grito contra el mundo materialista y estereotipado, sino una desgarradora experiencia personal que la autora narra con sentido del humor, a través de diversos relatos, mofándose del enclenque ambiente intelectual nicaragüense-universitario y sus poses, imitaciones y amaneramientos que mutan sobre el ego de algunas celebridades artísticas o superestrellas de la cultura del tercer mundo nacional, cargadas de un sentimiento de inferioridad apegado a la tecnología, la televisión y el culto al extranjero. El anhelo por alcanzar una cultura que compramos desde niños, sin saber el costo de identidad que nos ha pesado, se ve reflejado en los divertidos y enviciados personajes que se nos presentan con acidez y precisión descriptiva. Sobresalen la crítica existencial del ser (y su esencia) contra Dios y la cuestión religiosa. Pasan al detalle dibujos sobre paisajes nocturnos de Managua que frecuenta parte de la “elite sesuda” del país y el lenguaje poético del texto nos invita a seguir las valientes palabras de una irreverente, intensa y sincera pluma joven". William Grigsby Vergara, poeta y escritor nicaragüense. 

El texto perdido. Relatos de Eunice: "Carne “palabraria”, al leer per prima volta el extravagante término, pensé que antes que loca, tu seso agudo quería ironizar a lo Borges empleando adjetivos ridículos. Así el ropero repleto de prendas y calaches antiguos mermaría sus camafeos, plumas, lazos y qué mejor que una mujer presente actualizada emprendiera diligente tarea de desempolvar cursis preciosuras lingüísticas para solaz del espíritu harto de términos estólidos. La asociación de carne y palabra nuestra más preciada herencia bíblica, la primera acción del verbo hacer que se fizo y encarnó para habitar entre nosotros cuando el espíritu de Dios incorpóreo flotaba sobre las aguas sin neumático. Los poetas de tu generación y otras, se satisfacen con el cuento de que “en el principio era el verbo” y a partir de ahí, la palabra hace al mundo, la materia es soplo, lenguaje, voz, tal cual si la mente segregara lo físico con la orden “abracadabra” lo que sería demasiado fácil, porque el asunto meta cuántico no funciona por grados de dificultad. Pero bueno, dejemos hacer sentido con lo que más nos gusta, paladeemos abriendo la boca, llevando la lengua detrás de los incisivos degustando esas silabas que se abren y  cierran como las valvas de un molusco encerrando su perla". David Ocón, artista visual y escritor nicaragüense. 








Escaleras Abajo: "“Deslumbrante, concreta, desenfadada, libre, dolorosa, visionaria, la poesía de la joven Eunice Shade viene a enriquecer el torrente de la gran poesía nicaragüense, es decir, viene a enriquecer la poesía del mundo. Escaleras Abajo nos muestra una vez más que no todo está dicho y que, en una tierra devastada de mentiras de las cuales los poetas y la poesía no están del todo exentos, faltaba esta voz para que recordásemos nuevamente que todavía es posible, y para todos, la reconquista de un nuevo amor y de una nueva libertad. Un trabajo remarcable”. Raúl Zurita, poeta chileno. 





No comments:

About Me

My photo
"You made me confess the fears that I have. But I will tell you also what I do not fear. I do not fear to be alone or to be spurned for another or to leave whatever I have to leave. And I am not afraid to make a mistake, even a great mistake, a lifelong mistake and perhaps as long as eternity too"...