Monday, November 19, 2012

Espesura del deseo: Para Eunice y sus ensayos.











(De la serie: Mujeres que inspiran)

Ad deum quia letificat juventutem meam


David Ocón*

A más de que los filósofos deberían ser buenos cocineros; armar un debate entre corrientes, tendencias o posiciones mediante un partido de beis, es un ondón padrísimo y a toda madre para utilizar los términos: machista y feminista, tratando de quedar bien con dios y con el diablo, creo. La pinche dualidad no acaba nunca, el prurito del ser no es la levedad; los contrarios, a veces no opuestos sino complementarios o la bipolaridad, son las dos paletas del “tu y yo”, pegadas por el medio y cada una con su palito. ¿Estamos condenados a significar?, parece que sí, a menos que surja otro modo de comunicar, obvio que significar es reducir, poner los signos en rotación, mismo movimiento en el stesso eje, nel de traslación, lástima Octavio, enfoque parcial sobre algo en un momento dado, pero uno puede ponerse un rótulo aclaratorio: mire usted, hoy lloverá de arriba para abajo, mañana quién sabe, e vero carina, la significación, esa tarea escolar de los significadores significantes, nos lleva tristemente al corrido: “popular entre la tropa era Adelita, la mujer que todo el mundo idolatraba”.

Desde que el abuelo dijo con la María Martínez la adivinanza granadina: “Dígame usted porqué el mulo teniendo redondo el culo, caga el cagajón cuadrado, se padece de “pink heel”, y el positivismo no se quita nunca, la ratio jode hasta para bañarse porque cerrando los ojos con el chorro fuerte se siente el desplazamiento de la tierra en su órbita o una caída dentro del cráter del Popocatépelt, sensaciones terribles, mas todo es cuestión del nivel de adrenalina; intuir es óptimo con horarios: desate a la loca de la casa por la tarde, indígnese los sábados en la mañana, sueñe en duermevela de quince minutos al mezzogiorno, en fin, deje todo: carnets, familia y propiedades en un viaje con seguro y boleto de regreso incluido; ¿Y el vacío?, il vuoto?, muy bien, gracias, que se chingue.  

En la jeunesse, en la giovinezza todos estábamos “enrayuelados”, éramos fans de los “cronopios” y aborrecíamos a los “famas”, la Ciudad Universitaria, la C.U, era París y la Maga se veía cruzando el puente del aire o en la cafetería de Raffaello poniéndose un pastel de fresa con crema chantilly de sombrero, incluso podíamos alcanzar el súbito estado satori con solo ver el zacate entre la rectoría y arquitectura a la hora en que Lezama dice “tomó un melón y le abrió una ventana”, en fin se colgaba la leche y se hervían las cortinas, todo se pudo, todo pudimos. But, cepandant, sin embargo, los granaderos entraron en la U.NA.M., y el gorilismo metió “el orden”, el de ellos por supuesto, en consecuencia la “hemo” de Tlatelolco todavía está fresca, nos marca y la sonrisa de Lucina sigue apostada muy alto como la del impredecible gato de Cheschire.

Ser or not to be?, ¿Razón o intuición?, maschile o femenile?, no hay tal, también el dilema es una construcción mental para tener de qué quejarse y por donde reclamar, clamar al cielo, sí Segismundo, “apurar cielos pretendo, ya que me tratáis así, ¿Qué delito cometí contra vosotros naciendo?”, pero si no se entabla, si no se instala, interioriza y exterioriza pos no hay arte, no hay litera dura, no hay de piña, salvo tacos de chicharrón, cachete, lengua, nana o nenepil, que dicho sea de paso son riquísimos. Julio César nos cuadra porque su bisexualismo fue múltiple, tumultuoso, “el marido de todas las mujeres y la mujer de todos los maridos”, le cantaban sus soldados y además tenía los cojones bien rayados para entrar en campaña y conquistar las galias, mis respetos culiador, Rex Harrison lo interpretó muy bien enqueridado con Liz Cleopatra Taylor por obra y gracia de la Metro, ahora que te ha dado por Roma mucho aprenderás, máxime de su estrategia.

En fin, tenés tutta la ragione, continuamos preguntándonos en poesía, narrativa, pastelería austriaca, etc. :  ¿Espejito, espejito, quién es el más bonito?, y del pinche yoyo no salimos, ese jueguito que viene repitiéndose desde el ágora ateniense hasta la plaza de las victorias. Sincerously, hubiera gozado más tus escritos de no haberme parqueado hace un bonche y resto en el estructuralismo de Claudio, el de apellido de jeans, pero hace mucha falta tu jodarria para intentar quitarnos la méndiga tiesura, lo solemne y jamás anhelar la corona de laurel que ciñe la jícara académica de Don José Zorrilla en un grabado horrible, porque todo se vale, menos aburrir.


*Escritor y artista visual nicaragüense                                              

Título: Espesura del deseo
Autora: Eunice Shade
Serie: Ensayos y otros experimentos
Publicación co-editada entre Editorial Zorrillo-PEN-Nicaragua y Sociedad de Jóvenes Escritores, 2012.


No comments:

About Me

My photo
"You made me confess the fears that I have. But I will tell you also what I do not fear. I do not fear to be alone or to be spurned for another or to leave whatever I have to leave. And I am not afraid to make a mistake, even a great mistake, a lifelong mistake and perhaps as long as eternity too"...