Skip to main content

Posts

Showing posts from 2018

Jerarquía dentro de las raíces

Eunice Shade

“Los hombres de Granada, comprendieron lo perjudicial que era continuar en las catacumbas y resolvieron salir de ellas” (348). Carlos Cuadra Pasos, El Partido Conservador.

En el siglo XX la televisión y la radio trajeron cambios que modificaron las costumbres de las familias; por supuesto, los ídolos existen desde antaño y han sido igual de perjudiciales. Las familias se exponen pues a malas influencias. Hablar del bien y del mal es una necesidad actual. Ben Shapiro, en uno de sus libros «Lavado de cerebro» en inglés: How Universities Indoctrinate America's youth, Brain Washed, critica al profesor Joshua Muldavin de la Universidad de Los Ángeles, California (UCLA), quien les decía a sus alumnos que «la verdad no existía, que no existía lo bueno y lo malo y que los valores son subjetivos». Lo cual, para secundar a Shapiro, no es cierto pues la verdad, el bien y el mal existen y los mandamientos del Señor no han cambiado, siguen siendo los mismos desde el Exódo de Israel…

El ideal

Por Eunice Shade*
En esta época de cambios en los que el tiempo de la vida pasa, en el silencio de una semilla que crece, contemplo y reflexiono sobre lo ideal en mi vida. Mi ideal es la añorada patria de la infancia, una infancia que es un tesoro pues estuvo llena de una vida de oración y de amor que recuerdo todos los días; siempre he querido vivir como en la infancia. Cuando regresé a los Estados Unidos en 2013, veinte años después de mi último viaje a Miami en la navidad y año nuevo de 1992-1993, venía con esa esperanza. En 2015 los americanos despertaron en mí el sentimiento patriótico por su nación. La victoria del presidente Donald Trump me llenó de regocijo, pues durante la campaña, fui partícipe de lo duro que es construir un país fundamentado en valores cristianos. No en balde en una de las entradas de la Universidad de Ohio se lee, aquí mi traducción: “La religión, la moral y el conocimiento son necesarios para el buen gobierno y la felicidad del hombre; las escuelas y los m…

Las transparentes puertas de Atlanta, Georgia y el Tenebrae

Eunice Shade 

Hace cinco años, después de una larga ausencia, regresé a Estados Unidos. Tenía treinta dos años. Vine con el deseo de crecer y ser una mejor persona. Es decir, desarrollar los valores que mi humilde familia inculcó en mí con tanto amor. El Señor tiene caminos y formas misteriosas. Hace cuatro años fui a confesarme, después de una larga ausencia, y el Padre me recomendó leer la Biblia. Empecé el camino sinfín e infinito que implica una conversión. Un doloroso camino que no se compara con el calvario original, que en todo caso, el calvario consuela, es paño de lágrimas, sudario. Hace tres años fui a una catedral hermosa, se llama San Pablo. Y recordé la canción que de niños nos enseñaran según las palabras del apóstol sobre el amor. Hace dos años di un humilde salto místico de la mano de una monja llamada Piedad. Hace un año recibía la palabra de un sacerdote, quien me enseñaba que un sacramento es un encuentro íntimo y profundo con Jesús. Hoy recibí el evangelio de un fr…

Kermesses Intercolegiales y Talent Shows

De la educación católica (II)