Skip to main content

Por la dignidad hispana II




Eunice Shade                                                         

La parroquia de Santa Catalina de Siena celebró la herencia hispana. La Santa Iglesia en apoyo a los inmigrantes les recuerda no olvidar sus raíces en Estados Unidos. Respetar nuestro árbol genealógico es primordial. De ahí que en la Santa Biblia se dedican capítulos enteros a la línea de descendencia de Jacob, por ejemplo. Se debe también respetar la educación del inmigrante. Si es educación católica, las universidades públicas deben respetar la constitución y apoyar en el crecimiento y fortalecimiento de las semillas que el estudiante trae de su hogar y de su colegio.
¿Qué se necesita para que la familia nicaragüense progrese? Una base fuerte, de ahí que me sumo al criterio de Don Humberto Belli: La educación primaria y secundaria son prioridad en la distribución del presupuesto nacional. La educación de los potenciales inmigrantes rendirá siempre y cuando busquen y encuentren profesores con valores religiosos que permitan a las semillas de la tierra buena convertirse en árboles; recuerden La parabola del sembrador (Mateo 4: 1-20). A su vez, los profesores hispanos trabajando en la academia norteamericana deben ser fieles a esos valores religiosos, el aula de clases es un templo; la encarnación del ejemplo es la forma superior de enseñanza, de ahí que una monja y un sacerdote real sean maestros superiores pues en ellos Jesucristo es el maestro.
Los Estados Unidos son estados federados y cada ciudadano es un contribuyente. El procedimiento es similar a otros países; el estado recauda impuestos, de esos impuestos se destina un presupuesto para educación. ¿Cómo invierten las universidades públicas seculares norteamericanas el presupuesto educativo? ¿Ponen en práctica la primera enmienda, artículos IV-VII, 1-3 de la constitución y los estándares del convenio federal que mandata respetar la educación que ya trae no sólo el inmigrante, sino también el estudiante norteamericano, así como sus raíces? La corrupción académica envilece nuestra sociedad: humildes alumnos norteamericanos de las ruralidades que vienen ilusionados a  las universidades a estudiar para salir adelante y que son perseguidos y vulnerados en su fe y su educación.
Propongo que una vez el inmigrante hispano llegue a Estados Unidos vaya a la Santa Iglesia a cultivar una relación propia con Cristo. Una vez en la Santa Iglesia deben tener cuidado, pues no sólo nosotros los fieles acudimos; también la envidia que intenta sacar a las ovejas del rebaño. Se debe tener claro que se debe consolar a Cristo y sufrir humillación por Cristo y de Cristo; el objetivo de la humillación que no proviene de Cristo es apartar al fiel del rebaño, para imponer la cruz de demonio por envidia y egoísmo. Santa Catalina de Siena en La Doctrina del Puente escribe de la cruz del demonio: ¿Se debe cargar la cruz del demonio o la propia? Nadie tiene la obligación de regalar nada a nadie y nadie le debe nada a nadie más que Dios. Cuando la humillación proviene de Cristo y por Cristo, nos llena de regocijo. En Nicaragua vivir el conservatismo es campo minado; por eso los humildes deben ser fuertes, Dios es más poderoso que el demonio. De ahí la necesidad de líderes políticos que encarnen el ejemplo. Una coalición entre el Presidente Donald Trump y el Señor John Ellis Bush en apoyo a un candidato conservador de tradición como el doctor Noel Vidaurre; a Don Enrique Bolaños Geyer y los conservadores.
El nuevo tiempo que se avecina en Nicaragua es momento ideal para una conversión legítima e iniciar un camino de fe. Lo único que se necesita para ser decente es a Dios, nos recuerda Santa Teresa de Ávila, la práctica de los mandamientos del Señor y una gran veneración por María. Caminar por el arrabal es duro, ir a la Santa Misa se convierte en un acto de temor profundo a Dios. La fe no se piensa.
Para aquellos que inician su camino en Cristo: había un religioso “devoto de San Miguel Arcángel” que era atormentado por el demonio “acusándole de todos los pecados cometidos antes de su bautismo, después del bautismo y de su vida religiosa”, según San Anselmo “San Miguel Arcángel le recordaba que todos sus pecados fueron borrados con el bautismo y perdonados por El Señor”. Se debe creer en Cristo, en su plan salvífico, en su obra en nosotros.



Comments