Skip to main content

I Epístola de Calcuta, Miami, Florida


Eunice Shade

Hoy es el día nueve de mi novena a San Miguel Arcángel. Es mi día 3
con las Misioneras de la Caridad de Calcuta en Miami. Vivo en el
albergue con desamparados y renuevo mis votos de humildad. Las monjas
me hacen ver. Recibí la misa con ellas esta mañana. Fue hermoso. Sin
embargo debo alertarles de la persecución, pues mientras recibíamos la
misa afuera hacían ruido. Las monjas me enseñan a valorar cada momento
de vida, cada respiro, en el que siempre tengo presente a Jesus,
nuestro Señor. Ayer pensaba en la maldad que asume que sólo
necesitamos comer, cuando lo que necesitamos es preparar nuestro
espíritu antes de. Ofrecer cada cosa que hacemos durante el día a
nuestro señor. Esperar el encuentro con María a las 6, 12 y 6 pm del
poderoso angelus. El señor me da una lección de humildad en la
experiencia de mendigos con los que comparto una habitación. Me pregunto
qué verán las monjas que no veo. El Padre León Leitem me guía y me
dice: «Pobre es aquel que carece de la gracia», y cuando la gracia
nos falta nos desesperamos. Tengo fe y vivo la caridad. Aprendo la
esperanza con la protección de Santa Teresa de Calcuta y sus
misioneras en Miami. Mis preguntas son tantas, desde cómo hacen para
que el hábito luzca tan blanco hasta cómo sienten tanta paz. Se ven
completamente entregadas a Dios. Su pequeña comunidad es una luz en mi
vida. Les ruego sus oraciones para que El Señor proteja las conversiones,
en honor a San Pablo.
El albergue es sencillo. Nos levantamos temprano a las 5 de la mañana, y
cada quien hace sus deberes. Desayunamos y salimos.
La entrada de regreso es a las 4 pm. A esa hora preparamos nuestras cosas
y rezamos antes de la cena.
Les ruego sus oraciones por las monjas misioneras de la caridad de Miami.
Les ruego recen para que Dios me proteja y para que
cumpla su Santa Voluntad. La vida de los homeless es dura. Pese a que
las monjas nos proveen alimentación y calor de hogar espiritual,
tenemos que movernos.  Les ruego sus oraciones.
Santa Teresa de Calcuta dice que en cada momento de tristeza debemos
rezar. Los invito a rezar la novena a San Miguel Arcángel y a rezar
por nuestro Espíritu. A meditar en el Santo Evangelio de San Juan
capítulo 3 versículos 3- 7 y a rezar la jaculatoria del Espíritu
Santo: Ven espíritu santo ven por medio de la poderosa intercesión del
inmaculado corazón de María, tu amadísima esposa. También quiero
prevenirlos de cuidado con lo que rezan, pues hay novenas que traen
errores mortales. Dios nos concede la gracia a través de la oración,
la penitencia, el sacrificio. Cuando oramos debemos tomarnos en serio
los horarios y las palabras. Las Santas Biblias, las estampas, las
novenas traen errores, faltan palabras o se escriben otras que no son las propias
de la oración, por lo que se debe tener cuidado. La oración es sagrada.
Si fallamos en un horario o rezo, se debe tener la humildad de pedir perdón y volver a rezar.

Comments