Skip to main content

III Epístola de Calcuta




Advertencia: De haber errores en este artículo, les ruego la lógica.







Jezu Ufam Tobie

Eunice Shade

En el albergue las monjas celebran la santa misa todas las mañanas. A veces llega uno de los Obispos, otras veces otros sacerdotes. Con sus hábitos blanquísimos se arrodillan en la alfombra de un tono impreciso de azul opaco; sobre las paredes de la primera capilla el vía cruxis de Rugieri color marfil. En la Santa Misa no pienso, no rindo culto a la memoria, me entrego por completo a la última cena. Las monjas de Santa Teresa de Calcuta me han enseñado a no ser egoísta y renunciar a mi, para ser del Señor. Tal vez me han invitado a ser parte de su misión y tomar los votos de pobreza, obediencia, castidad y caridad. Reflexiono sobre la vida religiosa. Cuando nos sentimos solos y en sufrimiento tendemos a pensar que en la vida religiosa se huye de los obstáculos que debemos enfrentar a diario, más ignoramos que la vida religiosa es difícil, que los religiosos sufren más que nosotros; que frustrante debe ser para quien no oye (que tenga oídos el que quiera oír) aceptar las conversiones. Hechos de los apóstoles es un testimonio de San Pablo de las conversiones del eunuco etiópe, de Saulo, de Cornelio, de tantos que oyeron, creyeron y dieron un paso más, pues no sólo es creer, es práticar, fundirse en la palabra del Señor. Reflexiono sobre las diferencias entre rezar y orar, entre, en palabras del Obispo David Zubik, escuchar y oír. Las lágrimas de sangre que nos cuesta aprender que el pensamiento no implica, que el ruido no implica, que los latidos del corazón no se nombran, que sólo Dios basta, que no se hace imagen del Señor. La fidelidad a los hechos tal cual sucedieron, el camino santo de lo que fuimos: Nuestra  Jerusalén cuando Dios guía, cuando Dios permite: Es momento de rememorar algo más profundo que la memoria. La memoria no es un juego de abstracción matemática, de ciencias puras. Las humanidades comprometidas no deben ceder ante la corrupción académica.
En estos días he seguido las noticias en Nicaragua, y me ha dado tristeza; lo escribí antes, no se debe repetir la historia, no se debe caer en la mentira que pretende engañar a la población; quisiera que en Nicaragua hubiese un medio de comunicación republicano, para que los nicaragüenses tuviesen más oportunidades, pues aunque no vayan a inmigrar, Estados Unidos rige su economía. Nicaragua busca en este momento candidatos para las próximas elecciones, a mis pocos lectores, les pido no repitan la historia, busquemos candidatos que conozcan las leyes, que tengan experiencia legal, por ejemplo el Doctor Noel Vidaurre, abogado de trayectoria. De vice-presidente, a Don Enrique Bolaños Geyer, para que continue la tradición de bases fuertes. Ahora que el país quedará “pelón y raquítico”, porque vienen profundos cambios, no queda más que una reconstrucción de la república. Nicaragua debe honrar su compromiso de ser república. República proviene del griego, res: cosa pública, significa lo que es de todos: el agua, el pequeño espacio de “Hola, Buenas Tardes, Buenos días, Buenas Noches, usted allá, yo aquí, no se pase de la raya”, que no me les pasen la raya, sin ánimo de ofender a las chiltomas y a las peras, les digo: no anden creyendo que las chiltomas crecen en el árbol de peras, o que las peras son tubérculos, una chiltoma y una pera aunque tengan una relación no tienen fe, esperanza y caridad tal cual las enseña el Catecismo de la Santa Iglesia,  y los que saben, valga la redundancia, lo saben; que las chiltomasperas tengan recursos, no significa que encarnen el ejemplo. Un compromiso serio no surje de la risa, o del placer. Tengan cuidado del sandinismo encubierto, pues allá aparentan que no lo son, el sandinismo encubierto es el gran promotor de la división chiltomasperas en las familias, sus casos no encarnan la verdad, ni el ejemplo, si de verdad amamos a Cristo debemos cumplir la coherencia e integridad, si decimos No, ese No debe respetarse, que venza la verdad, el Espíritu.
Cuando se cree en el perdón de Cristo, nuestras raíces crecen, se fortalecen en la verdad. ¿Con qué alimentas las tuyas? Nunca dejes de ir misa, sufrimos en ir a Misa porque el Diablo sabe que Dios es justo, y aún más dentro de la Iglesia debe uno encomendarse, la fidelidad es para Cristo y María, Rey y Reina: Maldito el hombre que confía en el hombre. Es deber de buen católico enseñar a las ovejas a conducirse: cuando todo sea oscuridad, orar, rogar misericordia. Crecer con Cristo, no importa la edad, es una experiencia única e irrepetible.

En la Catedral de San Pablo de la vieja Pittsburgh, encontré un tríptico que hablabla de migrar con la Santa Iglesia, qué enseña la Santa Iglesia sobre la inmigración en Estados Unidos: el respeto a los inmigrantes.
 ¿Debe la inmigración ser política o no? En Estados Unidos lo es. Ante este caso, lo ideal es realizar el siguiente ejercicio aprendido de la integridad académica española: Como en casi todos lados en Estados Unidos existe una jerarquía, una sociedad polarizada entre dos bandos políticos que diario pugnan entre sí. Por un lado los empresarios, por otro los no empresarios. Tradicionalmente decimos ricos y pobres, aunque el significado de estas palabras tiende a mal entenderse: “Pobre es quien carece de la gracia del Señor” tal cual dijo el Padre Leon Leitem, ¿a dónde se encuentra el inmigrante en este escenario? ¿El inmigrante pobre versus el americano pobre? Y supongamos, el americano pobre gusta de ver a los inmigrantes pobres cortando uvas en California; y el americano pobre cuando ve a los inmigrantes respetados, se dice ensimismado y este extranjero viene aquí y tiene más que yo, que injusticia”, en vez de: “Don Chepito y Doña Chepita han venido a darnos ejemplo de integridad, nos van a hacer la caridad de recordarnos que es posible ser decente, ético, honesto”. Don Chepito y Doña Chepita, nicaragüenses son humildes, de un país hispanoamericano, inmigraron a los Estados Unidos hace tiempo, a Miami, se registraron en la parroquia y se afiliaron con el partido republicano. Hubo un momento en que quisieron confundirlos, amenazarlos e intimidarlos para que dejaran de ir a la Santa Misa, Dios no miente, y Don Chepito y Doña Chepita no cedieron un ápice y levantaron su voz: “Vea, Mister, nosotros limpiamos, lavamos, planchamos, cocinamos, y nuestro hijo Chepitillo va a clases, a la escuela parroquial y quiere ser médico. Nosotros todo hacemos, lo único que pedimos es que por favor respete nuestra fe, nuestra Santa Iglesia”. Con su guayabera nítida y su pantalón oscuro de drill Don Chepito se molestó, porque ser humilde no implica faltar a los mandamientos de Nuestro Señor. Doña Chepita más molesta aún, no dijo una sola palabra, pues se sorprendió sólo de la intención. El americano pobre se molestó de ver a una familia humilde, decente y rica pues pobre es quien carece de la gracia. Este es sólo un caso de los milllones. Uno de los problemas con que se enfrenta el inmigrante es el ocultamiento de las noticias. Don Chepito fue diáfano y les dijo: “No tengo por qué saber lo que no me interesa saber. Nadie me puede forzar y en caso de hacerlo: “la saeta envenedada se devuelve”, rechazo todo lo que venga de la corrupción en un intento de destruir el privilegio legítimo del respeto a la jerarquía de los religiosos, de mi Santa Madre Iglesia. No voy a caer en el juego de “El sacerdote dice que hagas aquí, o allí”, disfrazarse de sacerdote para engañar a los fieles es una ofensa. Perseguir a la Santa Iglesia y su rebaño es pecado mortal”.  Cuando el inmigrante está claro de lo que desea en su nueva vida, se debe apoyar a que se expanda. La inmigración no debería ser política, dado que lo es, lo menos que se debe hacer es respetar las raíces del hispano, darles fortaleza, crecimiento. El odio contra la Santa Iglesia es latente, pues Dios quiere que subamos según el orden real. ¿Qué lección nos brinda Don Chepito y Doña Chepita? Que primero Cristo Rey, durante Cristo Rey y después Cristo Rey, que su confianza está puesta en el Señor, que su temor es a Dios, que su partido político es para ser, además, buenos ciudadanos. Reflexiono esto luego de leer la buena noticia de los republicanos que ganaron las elecciones en Miami. La carrera política en Estados Unidos es competitiva. Ser decente en política en estos tiempos es difícil. Por lógica un sacerdote comprometido en guiar a un pueblo, Monseñor Silvio José Báez, carga una gran cruz, y debemos consolarlo.
De ahí que surja la necesidad de que un hispano antes de inmigrar, de ordenar sus papeles migratorios, o de presentarse a Catholic Legal Services, reflexione sobre las  siguientes preguntas:

1)   ¿Quién eres? ¿De dónde vienes? ¿Cuál es tu ancestría? ¿qué lugar te ha dado el Señor?
2)   La situación del inmigrante es de etapas. Se debe reflexionar antes de ser parte de un rebaño en un país. El grupo hispano debe construirse sobre la base de valores religiosos fuertes, que vengan a ofrecer su granito de arena.
3)   ¿Qué es América? Es una pregunta relevante antes de inmigrar, pues esto permitirá que el hispano reflexione y exprese sus expectativas. ¿Qué de América me recuerda a mi país?
4)   ¿Que lecciones ofrece el caso de Don Chepito y Doña Chepita?
5)   ¿Qué problemas enfrenta el inmigrante? Caso de abusos de autoridad de ciudadanos norteamericanos a inmigrantes. ¿Cuáles son los límites del respeto de caminar en casa ajena? Los mandamientos se encuentran en la Santa Biblia y son universales.
6)   ¿Cuáles son los representantes de inmigración del partido republicano?
7)   Inmigrar con la Santa Iglesia: ¿Es posible?


Miami, Corpus Christie, Noviembre 19, 20 de 2018

Comments