Skip to main content

Devoción y fanatismo I



Eunice Shade

 Se viven días de tristeza en Nicaragua. Se confunde la devoción y el fanatismo. La devoción es la práctica de la fe por medio de la oración. Existe la devoción del fiel y la del religioso. Los religiosos son atacados y menospreciados por su amor a Jesucristo. Cuando el religioso posee fe, esperanza y caridad es mal visto. Para reflexionar son los sermones de San Francisco de Asís a los pájaros y de San Antonio de Padua a los peces. El religioso predica con el ejemplo. Evangelizar y pastorear requieren de fortaleza interior y de una oración disciplinada. Una de las labores de la vida religiosa es opinar de política, sin embargo, la Santa Iglesia es independiente. ¿Qué significa esto? La infinidad de testimonios del amor de Cristo, por ejemplo San Francisco de Asís estuvo en la ermita de Monte Subasio de los benedictinos para meditar y vencer a Satanás, el combate por excelencia de la Alta Jerarquía de la Santa Iglesia. La ermita es para vencer a Satanás en uno.  La ermita es ese lugar a donde Dios habla por el silencio del viento, la luz y los árboles, por la naturaleza.
El religioso que ama a Jesús quiere estar sólo con Nuestro Señor, más nosotros no decidimos cuándo estar con Él. Santa Faustina pasaba días sin verlo y sufría.
Algunos sacerdotes son llamados por Jesús a opinar de política, en especial cuando el país necesita un nuevo rumbo. Creo que estos sacerdotes son necesarios para iluminar la oscurana en la que nos encontramos.
Tenemos entonces el testimonio franciscano y el testimonio carmelitano. La devoción con que los Carmelita se refieren a El Carmelo, el cual es sagrado y prueba del amor de Cristo. He tenido la experiencia de leer la escritura de los santos, leerlos cambió mi vida para siempre. Las Moradas o Castillo Interior de Santa Teresa de Ávila dejó una profunda huella en mí, es la Santa en su combate Fides et Ratio, el apasionante combate entre Fe y Razón.
El libro Historia de un Alma de Santa Teresa de Lisieux también llamada Santa Teresa del Niño Jesús y Pequeña Flor: La vida de la Pequeña Flor me hizo llorar, es de una pureza sobrenatural. Es una santa muy amada, maestra de Santa Teresa de Calcuta. Los religiosos sienten celo apostólico por la pequeña Flor, porque su vida fue intensa y triste, murió joven como Santa Faustina Kowalska, a los 24 años. Para los santos escribir es orar y nuestro catecismo dice que la oración es combatir a Satanás. Cuando oro, confío sólo en las palabras de la oración y no en el susurro del demonio. Dice San Josemaría Escrivá de Balaguer: Búscalo (a Dios) con el corazón.  
Discernir una vocación religiosa lleva tiempo. La Pequeña Flor soñaba con el Carmelo: “He deseado el Carmelo desde el momento en que lo conocí, porque en esta Orden hallaba que se cumplirían todas las aspiraciones de mi alma”, escribe de Lisieux, y le costó entrar, pues Monseñor Révérony no le creía.
Fanático es además una palabra común en el deporte, de las barras que animan a los equipos en los juegos. La religión no es un deporte, y decirle eso, por ejemplo, a las Damas del Santísimo que adoran a Jesús Sacramentado con sus chalinas, misales romanos y rosarios es ofensivo. Bien dice el Padre Rodolfo Hurtado que se va a misa no a escapar de los problemas. Se va a aprender vida de oración y a contemplar los misterios de la vida de Jesús, los cuales son aliciente para crecer en nuestro camino de fe. Cuando supe que El Señor me había llamado me llené de dicha pues siempre quise ser parte de la Santa Iglesia. Desde chiquita El Ángel del Señor me hablabla. Cuando me llamó a mis 34 años me acordé de su voz después de más de 23 años de ausencia. No creía que alguien tan indigno e inferior como yo fuese llamado a Cristo.
Cuando nos presentamos a la misa, debemos presentarnos con humildad sin hacer alarde de los dones del Espíritu Santo que recibimos con el Bautizo: Señor aquí estoy para ser tu instrumento de paz. En mi novena a San Francisco de Asís, el Padre Seráfico, se lee que para “ser grande a los ojos del Altísmo, he de tenerme por vil y despreciable a los míos”. Bendiciones.

Managua, Enero 22, 2019.

Comments