Skip to main content

Epístola Después de Calcuta



 Eunice Shade 

Es díficil ser Santo literalmente en el Infierno. Vivir el misticismo a donde se encuentra el mal fue precisamente lo que hizo la Santa de nuestro siglo. Las misioneras de la Caridad de Calcuta rezan todos los días, cantan al único Rey: Jesús de Nazareth. Por las noches, Santa Teresa llegó a cuidarme. San Juan Pablo II estuvo ahí, el Papa Benedicto XVI estuvo ahí.
Aún y perseguida, Santa Teresa no me abandonó en ningún momento. He sufrido persecución, sufro y no quise compartirlo con ustedes porque cultivo mis oraciones, mis reflexiones, trabajo en una teología y todos, sufrimos. Cuando vi la intención de lo que se me hacía, me decepcioné, me molesté. Los criminales aprovecharon y lo único que quiero decirles es que transgredieron la ley, porque se toman atribuciones que no les corresponde, la única autoridad en mi vida es la Santa Iglesia y mis guías espirituales que son amigos sacerdotes y monjas.
Antes se avisa, se expone qué sucede, no se golpea y maltrata a alguien y se lo lleva sin decir razón, con violencia y sin consentimiento, cuando no hice nada para que me maltrataran en Miami, los días 4, 5 y 6  Diciembre de 2018 sólo por mi conversión. Me preparaba para el 7 de diciembre porque cumple años de haber fallecido mi Mamita en 2007. 
Santa Teresa me bendijo, su amor de Santa estuvo conmigo en cada segundo. Con Santa Teresa me consagré al Señor en misas únicamente con religiosos. Eso despertó la envidia por el Amor que Jesús siente a sus ovejas, de la nada, me forzaron, me lastimaron las manos, me tiraron al piso, intentaron intimidarme y no le deseo a nadie lo que me pasó, con tal crimen quisieron tapar crímenes aún peores, El Señor sabe bien lo que hicieron y hará justicia, cuando más intentan tapar, más revela El Señor. Nunca lograrán ocultar la verdad, así me forzaron cuatro policías con ayuda de  estadounidenses y nicaragüenses que me acosan y me obstaculizan mi camino de fe, El Señor sabe quiénes son, cuando yo expresé a sacerdotes y monjas: quisiera una nueva vida y que el Doctor Noel Vidaurre y el Señor John Ellis Bush sean Presidentes
Quienes me persiguen sólo mentiras y maltrato, irrespetando la voluntad del Señor y no me querían dejar ir por maldad cuando desde un inicio les dije:  déjenme de molestar, únicamente por seguir a Jesús, por decir: Quisiera ser monja, quisiera cumplir tu voluntad, Padre.
Me consolé en la vida de Santa Clara, cuando deja todo por Jesús, escribe el Reverendo Aurelius Maschio S.D.B: sus familiares no la dejaban ir y querían forzarla a regresar ofreciéndole lujos, joyas raras, piedras preciosas y ropa elegante, le ofrecían esposo rico, un palacio con empleados y Santa Clara les dijo: Jesús es mi esposo y ninguna oferta, ni lujo cambiará su parecer. ¿Por qué a los devotos y religiosos nos persiguen? Santa Catalina de Siena escribe que es pecado perseguir a los miembros de la Santa Iglesia: es un pecado de más gravedad, escribe la Santa.
A los que deseen ver el dolor que pasé en Miami, por el amor que Santa Teresa de Calcuta siente por mí, ruego a San Pío de Pietrelcina los bendiga con el don de la bilocación. Nadie merece lo que me pasó, tres días estuve sin que me dejaran hablar con quien debía. En el tiempo en que estuve ahí, no dejé de rezar el Santo Rosario, y mis rezos debidos. Me prohibieron mi rosario, más lo recé siempre con mis dedos. Pedí un sacerdote, me lo negaron. Pedí la unción de los enfermos, me la negaron. Me llevaron a un pastor protestante, cuando desde un inicio les dije: soy católica.
Las hermanas de Calculta me llegaron a ver el segundo día y me regalaron mi segundo anillo de oración. El hermano Benito Agustín Díaz López le llama Rosario del Caminante. El Hermano Benito es Jesús, es un Santo. Ayer sucedió un milagro en mi vida de oración: Un poderoso escudo en que la presencia de Jesús Sacramentado bajó para protegerme, sin importar lo que dijera, concebí una palabra en santidad pura, sin nada más que nuestro Señor. Fue difícil, y sentí su enorme poder. Supe que sería monja en el futuro. Cada vez que rezaba el Santo Rosario, amaba más a la Santa Iglesia. Confío plenamente en El Señor.


Diciembre 7, 2018

Comments